15
octubre 2002

 

Juan
Barbagelata

  


Datos en el
índice de autores

 

 

 

Leaving          Santiago

[crónicas]

.6

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9
eom
volver a Fuego

 

 

 

 

 

 

15
octubre 2002

Juan
Barbagelata

  


eom
volver a Fuego

 

Leaving Santiago [6]

   

 

Navegar. Navegar entre dos culturas ó tres ó diez, qué más da.
G Love & Special Souce en la compactera. Rock blues deshilachado sonando a volumen bajo. Rock bizarro lo llamo.
Hace veinte minutos apagué la TV, un programa interesante, el Show de los libros, conducido por Antonio Skármeta sobre un escritor chileno que fue marino, ballenero, ovejero; Francisco Coloane. Su banda sonora, Inti Illimani. Con la poesía visual de Chiloé en el sur del país. De esa zona viene el apodo chilote, tan usado en Argentina para denominar a los chilenos en general.
En otra época, los habitantes del sur chileno cruzaban la cordillera en busca de trabajo en Argentina, de allí el apodo.
Afuera se resuelve el paro de micros en Santiago.
Tres días, un muerto de once años, las principales avenidas cortadas, setecientos sesenta y cinco choferes detenidos, sus dirigentes presos. El fantasma del paro de camioneros a Salvador Allende días antes del golpe de estado del 73 sobrevuela mi corazón.
Se niegan a modernizar el servicio. Quieren aumentar el boleto además. La lucha es por dinero.
Las noticias de medianoche escupen que en Argentina quemaron una comisaría los vecinos de un joven secuestrado y asesinado luego del pago del rescate. El secuestro lo habría hecho una banda mixta con policias. Todo sigue igual en mi país. El FMI les niega el préstamo otra vez y ya van...
Me sirvo otra medida de Pisco, mi nueva bebida de cabecera. O pre cabecera.
Laika, un grupo independiente del norte del planeta, cambia el ritmo de mi living.
Fue agradable transitar Santiago con menos smog y ruido. Los micros generan el 27% de la contaminación del aire. Pero el paro generó la pérdida de ciento cincuenta millones que estaban destinados al plan AUGE de salud.
Una vez más el perro latinoamericano se muerde la cola.
Y cuándo aprenderemos?

 

 
     
 

 

Leo una novela de autora mejicana. Estoy recostado en la cama de mi compadre Mauricio, con la TV sin volumen, encendida.
La historia comienza con la muerte de una niña de 12 años. La tristeza desconsolada de su madre y la aparición de San Judas Tadeo por la ventana de un horno lleno de grasa comunicándole que su niña no ha muerto.
En la TV aparecen imágenes del telediario de TVN, dando la noticia de la entrega tardía, por huelga del sector salud, del cadáver del niño de 11 años muerto durante el paro de micros en Santiago.
Subo el volumen, las imágenes muestran caras tristes, personas marchando con el ataúd blanco y pequeño llevado a mano por los familiares. Detrás del ataúd marchan cuatro músicos tocando una melodía que no conozco pero me cala el corazón.
De fondo se ve un cementerio pobre, con lápidas medio inclinadas y una multitud de gentes diversas, vestidas de oscuro con brillantes toques de color y sombreros.
Y los músicos sin parar de tocar despidiendo al angelito.
Realismo mágico en el papel y en la vida real.
Aunque a veces tan mezclados que no distingo uno de otro.

 

     

 

Cuanta soledad la de los barrios altos.
La denominación de barrio alto, en Santiago, tiene un amplio alcance.
Altos en lo económico y en lo geográfico.
A medida que la ciudad fue creciendo, se amplió desde el valle hacia los cerros. Hacia Oriente, la cordillera, se fueron armando, Providencia, Vitacura, Las Condes y La Dehesa.
Las clases acomodadas se fueron mudando cada vez más alto, más lejos de la gente.
En La Dehesa, el barrio más "top", vive Augusto Pinochet, el mayor genocida chileno, dictador. Acompañado, claro, por vecinos industriales, banqueros, empresarios.
Mi abuelo, cuando niño, me decía "dime con quien andas y te diré cómo eres".
Las Condes, 12 del mediodía, día martes. Av. Alonso de Córdova, la calle donde se han instalado las galerías de arte "comerciales" y "top" (palabra muy usada).
Casas de decoración, locales de Hermes, de Arman y siguen las firmas.
No circula nadie caminando por sus amplias veredas parquizadas.
La calle es de doble ancho. El barrio entero parece haber sido calcado de Los Angeles, California, Gringolandia.
Está diseñado para circular en auto, para no interactuar, para no mezclarse.
Las Condes, 23 horas, día jueves. Día de salida nocturna, de carreteo.
Calles con veredas vacías, autos circulando a gran velocidad, las sombras de los shoppings como grandes mausoleos de una cultura muerta.
En 2000 años, quizás se los aprecie como a las pirámides de Gizeh.
Nadie en las calles, estar aislados, desconfiar que nos roben los pobres, los desposeídos, los marginados.
Siempre desconfiar.
Cuánta soledad la de los barrios altos.

 

 
  1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9  

Juan Barbagelata

inicio

volver a Fuego