14
septiembre 2002

 

Juan
Barbagelata

  


Datos en el
índice de autores

 

 

 

Leaving          Santiago

[crónicas]

.1

1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9
eom
volver a Fuego

 

 

 

 

 

 

14
septiembre 2002

Juan
Barbagelata

  


eom
volver a Fuego

 

Leaving Santiago


Estas crónicas se iban a llamar "Sobreviviendo a Santiago" pero era un nombre demasiado dramático porque lo que intentan reflejar es el asombro, la alegría, la tristeza y el desconcierto que siento a medida que voy transitando y viviendo esta ciudad. En ese momento me acordé de la película Leaving Las Vegas, del alcohólico que va a morir a Las Vegas, cosa que consigue, pero enamorándose en medio de la historia.

Y así de contradictoria y ambigua veo la ciudad de Santiago, con la misma ambigüedad de Leaving, que suena a viviendo y sobreviviendo al mismo tiempo. De allí el nombre.

 
Nota del editor:

Ésta es la primera entrega de una serie que será publicada semanalmente, cada lunes aparecerá una nueva entrega
.

 

 

Me despierto temprano, hace frío. Tengo que hacer ejercicio, pienso. Pero me dejo vencer por el frío.
Ducha caliente, media manzana y a la calle. La cordillera casi no se ve, hay alerta ambiental y el smog la tapa.
Taxi, parada del metro Rodrigo Araya.
Viene uno repleto, lo dejo pasar. Viene otro, igual, pienso ¿las sardinas tienen sueños agradables?. Apelo a mis conocimientos de rugby, subo y me hago lugar. He intentado hablando pero parece que las sardinas son sordas. Será que el único idioma que comprendemos los latinoamericanos es la prepotencia física?.
Baquedano, la estación donde bajo. Mi amigo Mauricio sigue un par más.
No podemos despedirnos, estamos juntos pero aislados.
Cosas de la vida moderna.

 

 
     
 

 

Busco los clasificados por internet, necesito trabajar.
Regreso de una cita de trabajo, hombres buena presencia. Era para acompañar a otros hombres... a la cama. Decidí que no me convenía tomar ese trabajo.
Camino por la peatonal Ahumada, mucha gente que se mueve rápido hacia todos lados. Es la hora del almuerzo en el downtown. Me cruzo con un grupo de niños con máscaras anticontaminación. No puedo dejar de pensar en qué mundo estamos dejando para los que nos siguen...
Sándwich en el Parque Forestal sentado al sol. Por un momento desconecto del frenesí urbano y sueño que estoy en mi parque, en mi tierra, con mi sol.
Antes tenía una tierra hermosa, sol, río al alcance de una caminata, pero no tenía trabajo. Aquí estoy en el cemento buscando trabajo, cuando lo consiga tendré trabajo, sólo trabajo.

 

     

 

Crucé con dos motos que iban rumbo al poniente. Se me cae el corazón y también una lagrimita. Extraño la mía, que ya no es mía. Se la llevó Argentina en una de esas olas económicas magistrales que borran todo sobre la cubierta. De todas formas yo intuía hace tiempo que el barco se hunde.
Me acuerdo de Atahualpa, "es jodido quedarse de a pié, sin caballo y en Montiel".
Le pongo un mail a Eugenia, le pido que traiga los cd's de Atahualpa, Larralde, Chavela Vargas...
Tal vez se vuelva un poco más humano el entorno.
En el mercado de mariscos compro una camiseta para el frío. Les llama la atención que un gringo con traje esté comprando en esos puestos. Creen que pertenezco a una compañía extranjera y no se explican que busque precio.
Pienso: señores, no soy de los que se llevan el dinero del país.
Sólo busco un lugar en el mundo.

 

 
  1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9  

Juan Barbagelata

inicio

volver a Fuego