P O R T A D A     CRÓNICAS DE VIDA A PARTIR DEL 11-M
1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11
pascua    
      Ángel González García   punto de encuentro
  28 fuego - miscelánea    

Los huevos
de la Pascua
de Bush

28-03-04

  índice de autores
             
         

 

 

Dentro de pocos días llegará la Pascua. En EEUU, donde la hipocresía laica y el integrismo protestante se dan la mano en casi todo lo que produzca beneficios, la Pascua cristiana es una de esas celebraciones religiosas que, una vez desprovistas de todo lo que no sea Diesney-kosher, se pueden comercializar con facilidad.

Así, el día de Pascua los estadounidenses estrenan ropa y sacan a los niños de pic nic, para que busquen unos huevos de chocolate supuestamente escondidos por un conejo burlón, especie de híbrido entre el de Alicia y la mascota de las pilas alcalinas. Aún queda por pasar la Semana Santa para ello, pero el emperador Bush, segundo de su nombre, ha querido hacernos la pascua a quienes aún valoramos la vergüenza y la moral, con una búsqueda anticipada de huevos de chocolate: con el mayor desprecio por la vida humana y armado de la más ignorante de las indecencias, el hermano del gobernador de Florida se burlaba así de la polémica búsqueda de armas de destrucción masiva.

Según parece, la broma cruel, digna de un sátrapa, digna de Sadam, ha despertado también la ira de algunos norteamericanos, que han subrayado la falta de respeto hacia sus militares caídos en pos de una mentira. No seré yo quien reste gravedad e importancia a la muerte de una persona, sea ésta civil o militar,pero me resulta significativo y doloroso que las escasas críticas de la opinión pública americana se ciñan siempre a sus pérdidas, obviando cruelmente las más de 10.000 bajas que la decisión del hijo del ex-presidente George Bush ha causado entre la población iraquí.

La payasada del delfín tejano escarnece y aterroriza fuera de su país. En el propio, ha levantado una tibia reprimenda egoísta a su "mal gusto". El mal gusto no existe más que en la opinión de cada cual. De ser falta o pecado, acaso lo será venial, y siempre sujeto a que la Historia o la moda acaben por reivindicarlo y absolverlo.

Pero la broma del basileus del petrodólar constituye falta gravísima contra la justicia, mofa imperdonable a costa de las vidas de demasiadas personas, tanto inocentes como culpables, tanto agresores como agredidos. Un gesto como éste no sería disculpable ni en una tabernaria discusión aguardentosa. Pero en el líder y jefe del ejército más poderoso de la Historia, la imagen se aparece como una pesadilla, como la voz destemplada de un Nerón que canta desnudo a las llamas que devoran Roma.

Aún quedan por delante la Semana Santa, la Pasión, el sufrimiento y la muerte (más cerca que nunca esta primavera) pero al final llegará la Pascua que nos ha adelantado el sátrapa jocoso. Este año, a la tradicional búsqueda de huevos de chocolate en el jardín de la Casa Blanca, el presidente no electo de los EEUU no acudirá con ropa de estreno, como dicta la tradición. La suya está ya teñida de demasiada sangre, de ésa que tanta gracia le hace.

 

   
             
          Ángel González García Datos sobre el autor   foro de opinión
  PORTADA                       fuego - miscelánea   inicio de la página