P O R T A D A     CRÓNICAS DE VIDA A PARTIR DEL 11-M
1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11
Intervenciones    
      Ángel González García   punto de encuentro
  28 fuego - miscelánea    

El Gobierno
de España

14-03-04. 00:03

  índice de autores
             
         

 

 

El señor Rajoy ha aparecido en público hoy, jornada de reflexión (y dolor), para condenar las concentraciones de protesta espontánea y ciudadana que ahora mismo tienen lugar por todo el país. El señor Rajoy ha dicho que tales muestras de protesta son ilegales. Ayer, cuando el señor Rajoy y otros de nuestros líderes tergiversaron nuestro dolor y nuestro luto, fueron ellos los que hicieron algo ilegal, inmoral o, como poco, irresponsable. El pueblo que ayer se caló hasta los huesos no merece un gobierno que le mienta en momentos como estos.

El gobierno español ha sembrado vientos y está cosechando tempestades en estos momentos en la calle Génova. No me refiero a la guerra de Iraq, aún no es el momento, y todavía duele mucho. Al Partido Popular le ha salido el tiro de los móviles por la culata. Después de habernos encadenado al teléfono portátil, regalándolos primero y tratándonos después como el camello avaro al nuevo adicto, ahora los ciudadanos españoles se envían mensajes para concentrarse en una manifestación espontánea que, por primera vez tras el inmenso dolor, exige responsabilidades de nuestros líderes.

¿Por qué el PP ha intentado hacernos creer que los asesinos eran los de ETA? ETA es mala, lo era antes de haber puesto las bombas en Madrid y después de no haberlo hecho. Al Qaeda es y ha sido asesina, y también lo han sido los marines norteamericanos. El Partido Popular y, lo que es peor, nuestro Gobierno, ha intentado manipular la muerte y el dolor de miles de seres humanos, y ha jugado con la indignación y la rabia de millones, mientras con la otra mano agitaba la hipócrita bandera del "no nos dejaremos influir por lo que han hecho".

Yo sí me dejaré influir, porque la muerte de doscientas personas no me permitirá seguir mi vida como si nada hubiera pasado. Yo no me voy a rendir, ni voy a dar mi brazo a torcer a los que quieren que vivamos en el miedo, a los que nos masacran. Pero mi vida no puede ser la misma, ni mis ideas permanecer impasibles e intocables.

"Hay que volver a la normalidad" son palabras muy sabias que ya no me sirven. La normalidad es que mueran los inocentes y que la vida humana se trueque por trozos de carne irreconocible. Habrá que volver a coger el tren antes de que amanezca, y habrá que limpiarse la sangre del hermano para mancharlas de grasa o de tinta. Pero nunca, nunca volvamos a hacer lo normal, porque lo normal son el crimen, la injusticia y la mentira.

 

   
             
          Ángel González García Datos sobre el autor   foro de opinión
  PORTADA                       fuego - miscelánea   inicio de la página