Sumario 24

 

Amparo
Arróspide

 

índice de autores Datos
en el índice
de autores

Los cuadernos ilustrados
de una traductora vaga
[6]

[1]

[2]
[3]
[4]
[5]

Acerca de algunos despertares

1 de septiembre, 2003

Así terminó ese larguísimo verano: pensando en la invención del mapa de circulación del dinero (útil para inmigrantes sobre todo) y con la idea de patentar el progreso de los latinoamericanos, al modo de EE.UU. [La foto de esta radiante pareja de recién casados en Las Vegas así lo confirmaba (todo: el futuro, el dinero, la posibilidad de patentar ideas en la oficina de propiedad intelectual, ergo la vida es bella!)…]

Boda

Diálogo entre el Caballero Desconocido y la traductora que firma estos cuadernos (que, por ser cosa de dos, reproduzco con autorización):

Amparo dice:
—Yo no he tomado nunca Prozac, ¿como te iba?
Él dice:
—Uff... es el medicamento-milagro; uy, mira, te anticipo que es la experiencia más increíble que he vivido, pero te lo tengo que contar en directo (no te exagero).
Amparo dice:
—Sí, claro que sí, pienso que podrías escribirlo para un artículo, ¡o yo te haría una entrevista anónima!
Él dice:
—Soy muy abierto para hablar de esas cosas: no me siento ni un pelo avergonzado de haber sufrido depresiones.
Amparo dice:
—¿Cómo era, de repente notaste que habías cambiado?
Él dice:
—Mira, cuando empecé a tomarlo lloraba todos y cada uno de los días; no podía ir al trabajo y quería morirme con todas las ganas.
Amparo dice:
—!
Él dice:
Al abrir los ojos por la mañana me entraba una angustia horrible, por "volver a la vida" -vivir era la peor tortura del mundo. Y el médico de cabecera de mi madre (que es algo antiyanqui, como buen español) me recetó Prozac, advirtiéndome que no era "la píldora de la felicidad", como decían los americanos, pero que a sus pacientes les estaba funcionando sorprendentemente bien. A las dos semanas había sufrido una transformación tan alucinante, que no volví a llorar hasta hoy mismo (en serio).
—Y un día recuerdo que me desperté y me puse a bailar en la cocina, sin darme cuenta
… pero no te puedes imaginar lo sencillamente increíble que es (sic) ver cómo se transforma tu estado de ánimo -en dos semanas.
Amparo dice:
—Pero además ¿te pasó algo en tu vida sentimental?
Él dice:
—Nada: nada de nada. Todo seguía igual: no había pasado nada de nada.
Sólo que me estaba empapando el cerebrito de serotonina, that's all… Es bioquímica pura… Yo pienso que es sólo química
Amparo dice:
—Los niños deben tener el cerebro empapado de serotonina, luego igual algunos lo perdemos.
Él dice:
—Pues debe ser, sí: no lloran con el desespero que lloramos los adultos

Ya pasó el trance para él, pero como las ondas del estanque y la piedra famosos, repercute concéntricamente. El novio de la foto también tomaba Seroxat. Que es sólo uno de los nombres comerciales de Paroxetina.

Por curiosidad, madre del azar (o hija, mejor), indagamos en las raíces etimológicas de Paroxetina y paroxismo.

Mario Merlino nos cuenta que "paroxismo encierra la raíz de oxímoron, oxítono, del griego oxys: agudo. para-oxys: lo agudo fuera de serie, al margen, exacerbado. De ahí el sentido de irritación, exaltación…"

¿Calmará la paroxetina el estado de irritación y exaltación del paroxismo? ¿O será su desencadenante? (Una especie de vacuna).

http://museoprado.mcu.es/estigiag.html

http://museoprado.mcu.es/estigiag.html

 

31 de agosto de 2003

 

—Al abrir los ojos por la mañana me entraba una angustia horrible, por "volver a la vida" -vivir era la peor tortura del mundo.

Y las palabras de quien abría los ojos sin Prozac nos iluminan el poema de RJ (Roberto Juárroz), y ese cuento de JC, La noche boca arriba, y "Abre los ojos"[1] de Amenábar...

Me desperté con un pedazo de sueño entre las manos
y no supe qué hacer con él.
Busqué entonces un pedazo de vigilia,
para vestir el pedazo de sueño,
pero éste ya no estaba.
Tengo ahora un pedazo de vigilia entre las manos
y no sé qué hacer con él.
A menos que encuentre otras manos
que puedan entrar con él al sueño.

¿Qué es más insoportable: estar dormido y soñar o despertarse? Ambas cosas son igualmente horribles, pues la poesía es la constante confrontación entre esos dos estados:

"(...) es más difícil despertar del sueño de los ojos abiertos/ que del sueño de los ojos cerrados,/ despertar sin volver a cerrar los ojos/ ante la amenaza o la nitidez excesiva del paisaje, /despertar sin volver a caer en otro sueño"

Hay una alusión a cierta angustia mística muy parecida a la que sintió Pascal antes de redactar su famoso fragmento sobre el autre sommeil. Volvamos a leer el poema de Juarroz teniendo en cuenta las siguientes palabras del filósofo:

"(...) De modo que, por transcurrir la mitad de la vida en el sueño (...) no tenemos ninguna idea de lo verdadero, siendo entonces ilusiones todos nuestros sentimientos. ¿Quién sabe si esta otra mitad de la vida en la que creemos estar despiertos no sea otro sueño, un tanto diferente del primero, del que nos despertamos cuando creemos dormir?" [2]

Y éstas otras, dando un paso más allá:

"En fin, como a menudo soñamos que soñamos, amontonando un sueño sobre otro, ¿no podría ser que esta mitad de la vida no fuese más que un sueño en el que los otros estuviesen injertados y del que nos despertamos al morir?"

(imagen para uso público de la web www.culturacontralaguerra.org)

(imagen para uso público de la web www.culturacontralaguerra.org)

 

30 de agosto de 2003
De otras cosas

 

 

El tiempo histórico/histérico sigue tiñéndose de subjetivo y viceversa. Mientras las muertes van sucediéndose en Irak, recordaremos vaticinios, presagios, la sabiduría de oponerse a la guerra. Nos queda el consuelo dudoso de conocer el futuro. Un futuro de duelo.

Panorama a largo plazo teñido por la lectura de Juan sin tierra de Goytisolo y algunas visiones literarias de "distopía":

La guerra colonialista iniciada en 2003 logra aglutinar los intereses árabes. La detiene la opinión pública de Estados Unidos, que termina por retirar sus tropas tras años de pérdidas. Europa es atacada e invadida. Uno de los frentes o vías de entrada es Andalucía. Los europeos se convierten al Islam. Una civilización se derrumba y nace otra. Se consolida el nuevo continente europeo, o mejor dicho, el Euroislam. Las catástrofes ecológicas han cambiado la faz del planeta, al borde del exterminio. China y Norteamérica forman un nuevo bloque de poder económico.

Si, como quiere Ignacio García Ureta, "todo tiene grietas" ¿qué esperamos para introducirnos por una?
—¿Tienes agallas?
—No, las perdí hace mucho; ni siquiera sé nadar.
—Bah, no importa, porque también en la tierra y en el secano del desierto futuro habrá grietas.
—¡Alma de lagartija!
-De Dragón querrás decir.
—Eso…

(De William Blake: Dragon)

(De William Blake: Dragon)
http://www.postmodern.com/~fi/morbid/blake_dragon.jpg

junio 2003

Salí de la función (junio 2003, cine Victoria, medianoche pasada, Madrid) saboreando los nombres antiguos, y preguntándome cuándo vería The Matrix Reloaded[3] en su versión original, aunque la doblada me pareció feliz.
Salí paladeándolos: Níobe, Neo, Morfeo, Merovingio, Perséfone… el guardián del Oráculo, el Oráculo (una mujer), el Arquitecto, el Hacedor de Llaves (oriental, como el protagonista de El jardín de senderos que se bifurcan, de JLB)… Y esa música insistente, hecha de pistones, de vapor, de calderas y máquinas que bufan, rugen, y murmuran. Aliada a la visión de los engranajes infinitos, pensamos en Metrópolis, y que esta misma banda sonora se hubiera adecuado a ciertas escenas del submundo de Metrópolis, y en cómo Matrix rememora y recrea el gran filme del expresionismo alemán. Con diferencias, claro, desde las más anecdóticas —en Matrix, el Mesías lucha contra agentes capaces de reproducirse a sí mismos, fuerzas monstruosas, y busca al gran Arquitecto o programador, en un universo virtual, en guerra contra el tiempo y las imparables máquinas infernales (los pulpos asesinos llamados "centinelas")— hasta las ideológicas: Metrópolis está tan envuelta por la utopía revolucionaria como Matrix por el apego al pasado, paradójicamente (en el sentido de que gran parte de su metraje se mueve por el rumbo de una profecía)…

Sin más ideas desde julio …

La traductora vaga

 

(cara)
  (cruz)
 

¿QUIÉN ERA LA BELDAD LATINOAMERICANA CON QUIEN NO SE CASÓ EL CABALLERO DESCONOCIDO?
Resuélvelo observando cara y cruz: la odalisca y la muchacha perdida en el horizonte transoceánico que nos da la espalda… (¿Se desvelará alguna vez?).

 

(Continuará)

NOTAS:

1 1. 1997 Abre los ojos, de Alejandro Amenábar.

2 2. Blaise Pascal: Pensées, I, pág. 112, Gallimard, París, 1977.

3 3. Protagonizada por Keanu Reeves, Laurence Fishburne, Carrie-Anne Moss, Aaliyah, Jada Pinkett-Smith, Hugo Weaving, Marcus Chong, Gloria Foster, Harold Perrineau, Daniel Bernhardt. Dirigida y escrita por Larry Wachowski, Andy Wachowski. Warner Bros, 2003.

 

 

Amparo Arróspide

Inicio
Volver a Fuego
Subir
Volver a Fuego
Inicio