Portada
Porta d'Italia

Anna Ventura
Anna Ventura

El jardín

Traducción de
Carlos Vitale

LA NUEZ

 

Durante un concierto se durmieron todos.
Hasta los músicos.
Cuando se despertaron cada uno
miró el reloj y vio
que habían pasado tres horas
pero ninguno osó confesar el suceso
y todavía menos los sueños que había tenido.
Sólo el niño que había soñado
que era una nuez
se lo dijo a su mamá y ella
le respondió que nunca nadie había soñado nada más hermoso.
A la mañana siguiente la mujer que limpiaba la sala
encontró una nuez debajo de una butaca
y se la puso en el bolsillo.
Allí la encontró su niño, la cogió,
se la comió y la encontró buenísima.
Aquella nuez fue la única prenda
que el tiempo dejó por tres horas
robadas a aquellos nobles espíritus
reunidos en la concha sonora
de un caluroso Auditorium,
fue el único objeto
sustraído al mundo de los sueños
de un niño por otro niño.

 

 

 

 Versión original Texto original EL ARMARIO DE LAS MARAVILLAS Siguiente 

 

La totalidad de los materiales ofrecidos en este espacio son propiedad de sus respectivos autores.
Su utilización sólo está permitida con fines didácticos "en línea" (es decir, vía Internet), sin ánimo de lucro, y siempre que se haga constar el nombre de su autor y el título general de esta publicación: www.eldigoras.com.

Queda terminantemente prohibida su reproducción por cualquier medio sin el permiso expreso y por escrito del autor, respecto a la obra original, y del traductor, en cuanto se refiere a la versión en castellano.

En Internet, o en cualquier otro medio que permita la utilización del hipertexto, cualquier cita o referencia deberá ser acompañada del correspondiente enlace directo a la página citada.