el otro
      mensual
EOM 

Imagen de Juan Barbagelatala mirada remota

Alude con frecuencia, María Zambrano, a la multiplicidad de la imagen. En ese monumento a la razón poética o a la poesía del pensamiento que es su libro Claros del bosque dice: "La imagen, aun considerada en sí misma es múltiple, aunque esté sola. La conciencia la sostiene sabiéndola imagen. Y la posibilidad se abre a su lado; podría ser diferente y es quizás así, tal como se da a ver. Su ser de abstracción no le da fijeza, más que cuando un intenso sentimiento se le une. Y entonces asciende a ser icono [...]"

Se amontonan los libros y los papeles cerca y lejos del teclado y de la pantalla, los instrumentos que sirven para construir este espacio.
Pasa el pensamiento de María Zambrano como una brisa suave sobre esos ojos que nos ofrece Juan Barbagelata. Se multiplica el color porque se multiplica la mirada, porque la imagen vuelve a ser múltiple, y lo sigue siendo aun cuando haya ascendido a una posible iconicidad.

Mirada, más que vista, mirada y reflexión, después, y al tiempo, artesanía lenta, creación. Son fragmentos del paisaje en el que se inscribe este número 19 de EOM. ¡Tanto quisiera o debiera ser escrito!, pero cuando la revista ya está a punto de ser ofrecida, poco más se puede añadir.

Y escribe María "La soledad, aquella más pura no tocada por el afán de independencia ni por el sentimiento de encontrarse aislado, la soledad aceptada en el abandono, recibe el don de la mirada remota que la sostiene."

Los papeles amontonados se han convertido en páginas de EOM, los libros, en cambio, esperan una lectura más atenta, han llegado de Colombia, de Perú, de España... el tiempo siempre parece breve, siempre resulta escaso, en próximos ejemplares habrá que retomar esos libros y ponerlos a la vista, ahora toca mirar cara a cara al retraso y reconocer que poco importa la fecha en la que el trabajo concluye, si el trabajo produce satisfacción y, de nuevo, creo que EOM ha dado otro paso con firmeza.

Junto a la revista aparece una nueva sección, Espacios de autor, su primer protagonista es Antonio Tello, escritor comprometido, poeta en el verso y en la novela, hombre amable y entero, personaje entrañable entregado a la palabra.
Pobre sería una presentación escrita al vuelo de este arrebato final, mejor será viajar directamente a su universo literario.

Envidio y aprecio los textos y las imágenes que hacen posible estos ejemplares ajenos a los mercados y siento la necesidad de recordar que éste debe ser nuestro mundo, que éstos deben ser los materiales para construir nuestro mundo, lejos del chapapote de fuel que ensucia nuestras playas, del chapapote de lenguaje con el que nos ensucian los políticos, de la miseria de las guerras que nos imponen los que prostituyen la palabra y la existencia. Contra ellos vuelvo a María Zambrano:

"Pues que todo está naciendo, aunque en nuestro humano tiempo dure tanto como el tiempo concedido a cada vida. Allá en lo hondo, y más aún sobre lo alto, planea el tiempo que separa y que tiende a la eternidad, el tiempo que mana como agua junto al ser para alimentarlo. Y en esta cripta del tiempo que mana penetra la mirada remota, calladamente."

Un abrazo,

Francisco Javier Cubero

 






editorial

índice general
breviario y foro
normas
próximo número
suscripción

19

enero 2003
Agua - entrada Aire - entrada
Tierra - entrada Fuego - entrada
Espacios de autor
eldígoras
página de lengua y literatura