página anterior

12/04/2004, 01:00 (GMT+1)
Ya dicen que la confianza da asco y los amigos acaban sufriendo las consecuencias, es decir, mi tardanza informativa. Juan Diego Incardona, colaborador de EOM y magnífico escritor, hace ya unos días que puso en marcha su nuevo proyecto en la Red. Desde aquí mi recomendación, mis mejores deseos y un fuerte abrazo.

el interpretador
literatura, arte y pensamiento
revista mensual

Dirigida por
Juan Diego Incardona


02/04/2004, 01:00 (GMT+1)
A principios de 1970, el cadáver de Eva Perón es entregado a Juan Perón en Madrid, España, después de un penoso recorrido. En el altillo de la casa de Perón, en la calle Dr. Arce, Eva tiene frío y se muestra extrañada ante las decisiones de su marido: el por qué de embalsamar su cuerpo, los avatares de un cuerpo momificado y casi ajeno, la razón de su marido por residir en España, el paradero de sus bienes, la imposibilidad de saber fehacientemente quién o qué es, y la suerte de su pueblo, quien, piensa ella, la ha olvidado. También recuerda distintas etapas de su vida, ve su cuerpo maltrecho y golpeado, y se pregunta, finalmente, si “todo esto valió la pena”.


El grupo Fe de Ratas
(Primer Premio Fiesta Provincial de Teatro 1997)
tiene el agrado de invitar a Ud. al estreno de la obra

Santa Eulalia
(La sombra del General)
,

de Patricia Suárez (Premio Clarín de novela 2003) y
Leonel Giacometto (Mención INT 2004),

el próximo sábado 3 de abril de 2004,
a las 21.30hs, en la sala “CET”
(Centro de Estudios Teatrales),
San Juan 842 (TE: 4398946), Rosario, Santa Fe.

“Santa Eulalia” está protagonizada por Berta Krasniansky
con la dirección de Ignacio Mansilla.


31/03/2004, 02:00 (GMT+1)
Carlos Giménez Soria nos envía sus impresiones tras el pase de prensa en Barcelona:

Il mestiere delle armi
Estreno en España de

El oficio de las armas
,
último film de Ermanno Olmi

El oficio de las armas (Il mestiere delle armi).
Italia / Francia / Alemania / Bulgaria. 2000. 105 minutos.
Guión y dirección: Ermanno Olmi.
Estreno en España: 2 de abril de 2004
.

Con cuatro años de retraso llega a las pantallas españolas la última película del director italiano Ermanno Olmi, de quien no hemos tenido ocasión de ver ningún film desde el estreno de su adaptación de la novela de Joseph Roth La leyenda del santo bebedor, rodada en 1988.

Il mestiere delle armiLa película narra los 6 últimos días en la vida de Giovanni de Medici (1498-1526), capitán del ejército papal durante la campaña contra los lansquenetes, tropas de mercenarios al servicio del emperador Carlos V de Alemania, que, bajo el mando del General Zorzo Frundsberg, irrumpieron en Italia en el siglo XVI. Tras una breve vida entregada por completo al oficio militar, Medici falleció a los 28 años de edad, víctima de una necrosis que se le extendió por todo el cuerpo.

La película de Olmi gozó de una calurosa acogida en el Festival de Cannes 2001 y se alzó con 9 premios David de Donatello de la Academia Italiana, incluidos los de mejor película, mejor director y mejor guión. Sin embargo, El oficio de las armas dista mucho de constar entre las obras más logradas de Olmi.

El veterano cineasta ha realizado una película en la tradición del género histórico italiano (Gallone, Guazzoni, Blasetti...) con un elogiable trabajo de recreación escénica, característico del toque artesanal de Olmi (El árbol de los zuecos). No obstante, su último film adolece de frialdad y academicismo en la puesta en escena y ello repercute en su sentido de la épica, que se torna anodino y carente de vigor.

Ermanno OlmiA pesar de todo, el retrato de la época medieval y de las contradicciones morales y espirituales del caballero es muy preciso y está rodado con gran elegancia, aunque a ratos se revele cierta artificiosidad y se eche en falta algo más de profundidad en el arquetipo humano.

Ermanno Olmi, de 73 años de edad, es uno de los cineastas más capacitados de cuantos surgieron de la cantera del Nuevo Cine Italiano de principios de los 60, encabezada por figuras tan prestigiosas como la de Bernardo Bertolucci o Pier Paolo Pasolini.


29/03/2004, 17:00 (GMT+1)

Iniciativa "José Couso contra los Crímenes de Guerra", Bagdad, abril de 2004

Carta abierta a colectivos, sindicatos, partidos e instituciones para pedir adhesiones a los actos que el Colectivo de Hermanos, Amigos y Compañeros y la familia de José Couso realizarán en Bagdad al cumplirse un año de su asesinato

CSCAweb (www.nodo50.org/csca)
24 de marzo de 2004
Javier Couso Permuy, Hermanos, Amigos y Compañeros de José Couso (www.josecouso.info)
Madrid, 10 de marzo de 2004

Los Hermanos, Amigos y Compañeros de José Couso, nos ponemos en contacto con ustedes para hacerles participes de la iniciativa que estamos promoviendo en aras de denunciar los Crímenes de Guerra cometidos en la invasión de Iraq y que a día de hoy siguen sin ser aclarados ni investigados.

El 8 de abril de 2003 supone un punto y a parte en cuanto a lo que a Crímenes de Guerra se refiere. Ese día y ante los ojos atónitos del mundo, la misma compañía del ejercito estadounidense ataca las sedes de las cadenas de televisión al-Jazeera y Abu Dhabi y el hotel Palestina dónde se alojaba la totalidad de la prensa internacional. El resultado es el de tres periodistas muertos y varios heridos, además de un claro aviso a la prensa internacional independiente que había seguido la invasión desde la capital iraquí.

Tareq Ayoub de al-Jazeera, Taras Protsyuk de Reuters y José Couso de Tele5 son asesinados sin que hubiese en ningún caso combates en el lugar en que desarrollaban su trabajo siendo estos conocidos por los contendientes incluyendo al Pentágono, poseedor de las coordenadas de todas las sedes informativas.

Estando cerca de que se cumpla un año de los hechos, no ha existido ni una sola investigación independiente y creíble, limitándose el gobierno estadounidense a informes exculpatorios que llegan a calificar los hechos como "actos de defensa propia".

En agosto del mismo año nos llega cómo macabro recordatorio el asesinato de Mazen Dana, periodista palestino de Reuters, muerto por disparos estadounidenses después de haberse identificado ante el mando militar del lugar.

Sin entrar en el debate de la injusticia que supone esta invasión y posterior ocupación de una nación soberana, el respeto a las leyes de la guerra que recoge la Convención de Ginebra es algo de obligado cumplimiento para las partes en conflicto. El ataque contra civiles (y los periodistas lo son) supone un crimen de guerra que ha de ser perseguido. Además pensamos este hecho supone un claro acto criminal contra nuestro derecho a ser informados, pues los medios de información son, en zonas de guerra, los ojos de millones de ciudadanos que tienen el DERECHO de ser informados verazmente. Pero no sólo se debe proteger a los periodistas, el bombardeo de zonas civiles y el uso de bombas de racimo documentadas en esta invasión suponen también claros Crímenes de Guerra que deben ser investigados y llegado el caso penados.

El que una nación cómo Estados Unidos de América cuya constitución proclama la libertad y la democracia como bienes supremos no persiga estos actos criminales y por el contrario no tenga ninguna intención siquiera en investigarlos seriamente, supone una quiebra de los valores humanos que como ciudadanos libres no estamos dispuestos a tolerar y que nos anima a desarrollar esta iniciativa de homenaje y denuncia que se celebrará en Bagdad en abril de 2004.

Programa

Cómo programa orientativo (y aún hoy provisional) vamos a realizar los siguientes actos:

- Ofrenda de flores y lectura de textos ante el Hotel Palestina.
- Ofrenda de flores y lectura de textos ante la sede de al-Jazzera.
- Ofrenda de flores y lectura de textos ante la sede de Abu Dhabi TV.
- Entrega de placa de agradecimiento a los doctores del hospital Ibn Nafis.
- Entrevista con el Observatorio la Ocupación.

La iniciativa estará compuesta por quince personas pertenecientes al ámbito de la familia, de los amigos y compañeros de José Couso, además de diferentes periodistas españoles que quieren elevar con nosotros la exigencia de investigación y justicia para que hechos como estos no puedan volver a repetirse.

A parte de estas quince personas nos gustaría contar con la adhesión de su persona, organización, partido o colectivo para que esta iniciativa contra los Crímenes de Guerra tenga toda la fuerza moral que se merece.

Esperando su respuesta se despide afectuosamente.
Javier Couso Permuy, en nombre de HAC

Para suscribir la iniciativa y contactar con HAC: accion@josecouso.info


26/03/2004, 23:30 (GMT+1)
Carta de Juan, desde Buenos Aires:

Ríos de Humanidad

"...Entonces vuelvo a mirarme
los pies
y están atados
las manos, el cuerpo
y está preso
pero el alma
ay! el alma no puede
quedarse así
la dejo correr
buscar lo que aún
queda de mí misma
hacer un mundo con retazos
y entonces río
porque aún puedo
sentirme viva"

Ana María Ponce
(poema escrito antes de ser ejecutada en la ESMA).

24 de Marzo.

Av. Libertador, casi donde termina capital y comienza Vicente López. Zona residencial y deportiva. Discursos fuertes, cargados de emotividad.
La pedida de disculpas del Estado por el Presidente de la Nación por haber demorado 20 años de democracia en hacer justicia.
Se abren los portones de rejas y fluyen los ríos.
Ríos de humanidad que se desplazan por las calles interiores de la Escuela de Mecánica de la Armada. Silenciosos, emocionados.
Transitando lo que fue el campo de concentración más grande de América Latina.
Transitando este infierno donde desaparecieron 5.000 almas.
Hombres, mujeres, madres por dar a luz que parieron aquí.
Cómo será nacer en el infierno? Me pregunto. Si ya nacer en Argentina es una tarea difícil al menos.
En el discurrir por esos caminos, tan prolijos, tan castrenses, los recuerdos me asaltan como una catarata.
Mi tío Norberto, detenido y torturado, exiliado en Madrid, decidiendo no volver a vivir en Argentina nunca más.
El arresto por subversiva de mi tía Angelita, la hermana soltera de mi abuela, ya anciana, sospechada por quien sabe que cabecita policial.
Almodóvar hubiera hecho una película de eso.
Mi padre perdiendo su trabajo en la Universidad, como docente. En Institutos Penales, como médico de los presos. Por colaborar con ellos, el argumento.
Mis tíos perdiendo sus trabajos. Mi abuelo encajonando los libros que decían algo y escondiéndolos en los fondos de su librería.
Mi padre diciéndole al gobernador militar de la provincia que los médicos reclamaban por sus compañeros desaparecidos y que no habría diálogo, en plena dictadura y en el despacho del usurpador.
La expropiación por parte de los militares de la Quinta donde vivían mis abuelos, frenada a tiempo por hacerla pública y venirse a Buenos Aires a mover cielo y tierra. Quinta que mi abuelo construyó en medio del monte entrerriano sobre las barrancas del río Paraná. Quinta donde crecieron mi padre, mis tíos, todos mis primos, mi hija y sobrinos, yo. Quinta que hoy nos junta los domingos en asados que siempre terminan en debates, proyectos y goce.
El rector del Colegio Nacional de Paraná diciendo "...ustedes, los Barbagelata, no cambian..." mientras intentaba alinearme según los reglamentos de la época.
Mi pelea a trompadas con el hijo de un militar a los quince años y en el baño del colegio, me agarró a traición mientras meaba (tal vez aprendió de su papá) molesto por mis opiniones en el aula. Me abrazó por atrás y me dejó los brazos arriba, le dejé la cara como un tomate pisado y yo con el pito afuera. Obviamente el amonestado fui yo.
Papá tratando de defenderme ante el rector del colegio y yo pidiéndole que no me ayude porque era peor...
Las lágrimas afloran ante todo esto agolpado, que se viene todo junto.
El acto funcionó como disparador de recuerdos guardados, ocultos, tapados, durante tantos años.
También la alegría de desempacar las cajas con la revista Crisis original, con sus láminas serigráficas que venían de regalo, en el '83 y armar una vidriera en la Librería Fénix (el ave que renace de las cenizas) que parecía el túnel del tiempo.
Mi abuelo Pepe se sonreía por lo bajo, viejo pícaro y luchador.
Volaron se vendieron en días, tanta era la avidez por recuperar ese pasado que nos robaron durante ocho años negros.
Alegría cuando Muñe, hermana de papá, recuperó su puesto como arquitecta de la provincia.
Cuando Eduardo, hermano de mi abuelo, medico psiquiatra, escritor, recuperó su puesto de rector de la Universidad de Entre Ríos. Ambos trabajos perdidos en 1976.
Y estos ríos de gente, inundando el infierno, aplacando un poco ese dolor quemante que dejaron en más de una generación.
Y los ríos que se propagan en las calles céntricas de Buenos Aires, rumbo a
Plaza de Mayo, tanta emoción, los de traje, los cartoneros, los que salían
de sus empleos, sumados a este gran deseo colectivo de 60.000 almas juntas reafirmando Nunca Más.
Y tanto río, tanta agua humana, tratando de regar el páramo dejado por la dictadura militar y económica, páramo sostenido por los cómplices civiles que terminaron de imponer un sistema neoliberal salvaje que profundizó los daños y la entrega del país.
Pero el agua no se detiene, y gota a gota insiste hasta oradar la piedra.
Siento que es una victoria de todos.
Ahora es trabajo nuestro no perder la memoria.
A la tarea compañeros.

Juan Barbagelata
Almagro, Buenos Aires


26/03/2004, 15:00 (GMT+1)
Carta abierta de 154 intelectuales de Chile y de Bolivia:

carta abierta
A LOS PUEBLOS, CIUDADANOS/AS Y GOBIERNOS DE BOLIVIA Y CHILE
Santiago / La Paz, 19 de marzo del 2004

"Bolivia pide un puerto ¿Hay algo más lógico?"
Vicente Huidobro, ‘Un puerto a Bolivia’, La Opinión, Santiago, 1938.

"Los estudiantes, cada 23 de marzo se vuelcan a buscar
(mi libro) Puerto imposible. Claro, devuelven
inmediatamente el libro cuando se dan cuenta que no
tiene nada que ver con el mar boliviano"
Antonio Terán Cabero, La Prensa, febrero, 2004.

Un país es como un país: único, sorprendente, inigualable. Pero si no cultiva su vecindancia se expone a ser devorado por la prepotencia del más fuerte. Traduciendo: si Sudamérica no afianza sus vínculos como región en el actual escenario mundial, nos arriesgamos a no ser más que un apéndice de los bloques dominantes en la emergente “aldea global”. No es extraño, entonces, que ante el in/actual diferendo entre Bolivia y Chile, que remite a una historia guerrera del siglo XIX, distintos gobiernos de países latinoamericanos hayan manifestado su preocupación y la disposición a ofrecer sus buenos oficios para desatar un nudo ciego que, de no destrenzarse con destreza y mirada de largo plazo, no haría sino enturbiar las posibilidades de una Sudamérica regionalmente cohesionada.

Más claro: Chile y Bolivia no sólo comparten un “pasado” de encuentros y desencuentros sino también deseos e intereses comunes de cara al porvenir.

Las y los abajo firmantes, ciudadanas y ciudadanos de Bolivia y de Chile, escritoras y escritores, artistas, académicos, docentes e investigadores, mediante esta carta llamamos a los pueblos, ciudadanos/as y gobiernos de Chile y de Bolivia a:

1. Iniciar desde ya conversaciones a todo nivel (no sólo entonces de carácter intergubernamental sino también en el ámbito de lo que sólo hasta ayer llamábamos sociedad civil), destinadas a alcanzar un nuevo acuerdo satisfactorio para ambas partes.

2. Un acuerdo satisfactorio para ambas partes —es nuestra “hipótesis” (pero esto es precisamente lo que habrá de ser refrendado o modificado en los encuentros por venir)—, implica al menos, por un lado, concordar un acceso soberano de Bolivia al océano Pacífico que no divida el territorio chileno y, por otro, asentar las bases para un desarrollo duradero y equitativo del norte de Chile, el occidente de Bolivia y el sur del Perú.

Sabemos que alcanzar un nuevo acuerdo en estas materias no es cosa fácil ni tarea de un día ni responsabilidad de unos pocos. El centenario extrañamiento y desconocimiento mutuo y, sobre todo, la pervivencia de acendrados narcisismos nacionales miopes, y muchas veces agresivos, son acaso las mayores dificultades que ha de enfrentar la posibilidad de arribar a un acuerdo. Hay demasiados prejuicios y caricaturas por deshacer, excesivo chovinismo por desmontar y mucha mirada cortoplacista por interrogar. En todo ello, sin embargo, habremos de persistir, pues así como las fronteras pueden ser espacios fecundos de encuentro en la diferencia, así también las identificaciones (nacionales y regionales) pueden constituir una posibilidad fructífera de cohesión en la diversidad y otro nombre de la solidaridad ante la adversidad. Que esto sea así, es decir, que las fronteras no se conviertan en mecanismos de exclusión, aislamiento o encierro, y que las identificaciones no se transformen en signos de desprecio y agresividad hacia los demás, es responsabilidad de todos y de cada cual, pero acaso en ello nos cabe una responsabilidad especial a quienes desde distintas tradiciones imaginamos y anticipamos la(s) cultura(s) por venir.

No somos los primeros en alentar un acuerdo conveniente para los países involucrados en este diferendo in/actual — que siempre ha trascendido la coyuntura, pero que nunca habrá dejado de ser urgente. Lo indican a las claras los epígrafes de Vicente Huidobro y de Antonio Terán Cabero que anteceden. Y estamos seguros que tampoco seremos los últimos, porque lo que está en juego, a fin de cuentas, más allá de los exabruptos de la hora, es el horizonte de nuestra irrevocable sureña convivencia.

Firman 154 intelectuales de Chile y de Bolivia.


25/03/2004, 02:00 (GMT+1)

Reestructurando secciones, creciendo, hasta donde el cuerpo aguante:

nueva agenda cultural


Juan García Ponce22/03/2004, 01:00 (GMT+1)

Un espléndido sitio en la Red:

Juan García Ponce

Elegante espacio dedicado al gran escritor mexicano.

Sus secciones: El Autor; Premios; Homenajes; Entrevistas; Textos; Fotogalería; y Lecturas.

Dirigido y editado por Magda Díaz y Morales, y diseñado por Óscar Luis Ramírez Díaz.


19/03/2004, 17:00 (GMT+1)

Saludamos con alegría y los mejores deseos el primer número de una nueva publicación en la Red:

La Máquina Excavadora. Revista mensual de arte y literatura.
Dispuesta a cavar pozos y túneles, y a descubrir lugares recónditos, está dirigida por Juan Diego Incardona y sus secciones son: Artes Escénicas, Artes Visuales, Cine y Literatura.



incansables...


Ver la página completa © 2002 Francisco Javier Cubero / contacto