Sumario 19

 

B. del eMe

 

índice de autores Datos
en el índice
de autores

 

 

Dos cuentos

Oficio
de
cuentista

 

— Por la tercera a mano derecha, luego a la derecha otra vez y...

— No, por la segunda hasta esa bocacalle que...

— Mentira, salió de aquella plaza hasta la esquina de la farola y torció metiéndose por el callejón...

— ¿Usted qué va a saber?. Yo les vi salir de la tienda de comestibles para meterse por la de aquel toldo a rayas, ve usted, amarillo, y siguieron hasta la parada de autobús para coger...

— ¡Yo me choqué con él!, iba por cigarrillos y me lo topé donde Santos, vino de allí, no de allí, y torció por donde dice ese señor porque yo me fijé en una muchacha en ese momento que se subió en una furgoneta de unos diez años...

— Era un nuevo modelo rojo.

— No, llevaba gabardina.

— ¡Usted acaba de llegar!, llevaba una capa inglesa crema y el sombrero por poco le vuela...

— ¿Están tontos?, no era un hombre, era una mujer, y menudas piernas...

— Un hombre de unos cuarenta.

— Con guitarras y panderetas...

— Eran las piernas, como dice ese señor.

— ¡Mujeres!... Fue un hombre en traje negro y pañuelo rojo de seda que pidìó un taxi a la altura de...

— Yo creo que iban en grupo, no sé...

— Un perro.

— ¿No se fijaron cómo corría?, seguro que era el guepardo de la del 4º exterior, habría que llamar por teléfono...

— ¿Qué dice, hombre?, yo estoy por jurar...

— ¿A que sí?, a mi me atravesó un aire y olía a lavanda y algunas hojas del suelo se arremolinaron a su paso cuando torció a la izquierda...

—¿Ve como era a la izquierda?.

— En un taxi.

— Por teléfono.

— ¡Era un viento!

— Tenía el pelo rizado y suelto y era muy guapa.

— Si era un hombre horrible, cállese...

— Quizá fuera un...

— ¿Con deportivos y vaqueros?.

— Hasta el kiosco de prensa...

— ...con unos dientes...

— Por favor, perdonen, perdonen...

Todo el mundo calló y me miró sorprendido.

— ¿Vieron ustedes pasar por aquí un cuento?.

 

Dos cuentos

B. del eMe

Inicio
Volver a Tierra
Subir
Volver a Tierra
Inicio