Antonio Tello - Portada
Antonio
Tello
 
artículos
   
   
   
   
       
 

Los sentimientos
y los cuentos infantiles

 

    Cuando hablamos de sentimientos en general nos referimos habitualmente a esa experiencia ajena a la razón que embarga la conciencia humana y condiciona su conducta. Sobre esta idea de sentimiento, el amor y el odio son sus principales manifestaciones y los puntos de partida de innumerables narraciones.

    La complejidad de estos dos sentimientos se traducen en las sensaciones de goce y dolor que ambos provocan no sólo respectivamente sino también cada uno simultáneamente. Y es precisamente esta complejidad la que crea la incertidumbre y determina la tensión narrativa aún en las más sencillas de las historias narradas.

    En un cuento donde una muchacha espera a su príncipe azul, la incertidumbre aparentemente está descartada desde el momento en que ella está dispuesta a enamorarse y vivir feliz. Sin embargo, el proceso hasta dar con ese príncipe, de quien realmente se enamorará y a quien entregará su vida, contiene no pocos obstáculos que la llenan de ansiedad y aflicción.

    La muchacha, antes de reconocer al chico de su vida, sufre con ansiedad el desfile de energúmenos que la pretenden por las más peregrinas razones, hasta que se ve en la necesidad, por ejemplo, de besar un sapo para suscitar el milagro del amor para dar con su apuesto príncipe. Obviamente, la condición de apostura es producto de la irracionalidad del sentimiento, dado que la belleza se fragua en la sensación de triunfo que experimenta la muchacha al superar tan dura prueba como es posar sus labios en un batracio, a menos que realmente sienta placer haciéndolo, lo cual daría para otra versión.

    También para el príncipe, aunque suele obviarse en el texto, el camino hacia el amor es doloroso, ya que antes de experimentar el gozo del beso ha sentido como sapo la marginación, el desprecio y el asco de ser un monstruo. El sentimiento amoroso surge en él, acaso no tanto por la supuesta belleza de la muchacha, como del sentimiento de gratitud para quien ha sido capaz de vencer la repugnancia y ver más allá de las apariencias.

    Pero si este tipo de cuentos acaban aquí con el consabido «y vivieron felices comiendo perdices», no deja de ser una convención. Los sentimientos, como fruto de la experiencia afectiva del ser humano, están condicionados por las vivencias y circunstancias de cada uno. De modo que el triunfo del amor como final de la historia no es más que una convención, pues su continuidad puede recoger el proceso inverso, el desamor, la incomunicación, la soledad, la aflicción, el odio de los antiguos amantes, etc.

    Toda narración, desde el punto de vista sentimental se abre a muchos caminos, cuyo itinerario básico es: chico conoce chica-chica conoce chico-se enamoran-se casan (o no)-tienen hijos- viven felices hasta que se acaban las perdices-estallan los celos-se separan-disputan la tenencia de los niños-se odian-chico conoce a otra chica-chica conoce a otro chico-etc.

 

Publicado en Escribir y Publicar, nº 31, noviembre-diciembre 2002.

 

 

     
                 
                 
           
  Espacios de autor - Inicio      
     
     
     
  Eldígoras - Inicio EOM - Inicio    
       
                   
      Espacios de autor - Inicio   Portada Antonio Tello    
                                                   
      Eldígoras - Inicio EOM - Inicio                                              
                                                   
                                                           

La totalidad de los materiales ofrecidos en este espacio son propiedad de sus respectivos autores.
Su utilización sólo está permitida con fines didácticos "en línea" (es decir, vía Internet), sin ánimo de lucro, y siempre que se haga constar el nombre de su autor y el título general de esta publicación: www.eldigoras.com.

Queda terminantemente prohibida su reproducción por cualquier medio sin el permiso expreso y por escrito del autor.

En Internet, o en cualquier otro medio que permita la utilización del hipertexto, cualquier cita o referencia deberá ser acompañada del correspondiente enlace directo a la página citada.

contacto: eldigoras.com