¿Eldígoras?

Eldígoras, hojas de lengua, literatura y arte, fue creado en febrero de 2001 por Francisco Javier Cubero.

En agosto de 2011 inicia una nueva andadura en un nuevo formato, todas las secciones antiguas se mantendrán y serán accesibles desde el enlace anterior, hasta que se vayan actualizando y adaptando a la nueva configuración.

Comentarios

17 señales que (no necesariamente) indican que una clase no es del siglo XXI

Leo un artículo en El camarote, sitio web cuyos contenidos suelen interesarme, pero creo que en esta ocasión contiene afirmaciones un tanto superficiales. El artículo "17 señales que indican que una clase no es del siglo XXI" indica las siguientes "señales":

1. Los estudiantes entregan sus tareas en papel impreso, y no en soporte digital.

Donde tal vez debería decir que los estudiantes nunca entregan sus trabajos en soporte digital, no entiendo por qué los nuevos soportes deben sustituir por completo otros soportes tradicionales, por la misma razón la radio hubiera dejado de tener sentido una vez apareció la televisión.

2. Para tareas de creación de murales, sus estudiantes necesitan pegamento, cartulina y tijeras… en lugar de utilizar una herramienta en línea como Glogster.

¿Acaso ya carece de sentido mostrar trabajos en la pared, hacer manualidades o dibujar o pintar con lápices, pinceles o rotuladores?

3. Todavía tiene tiza. O borrador en seco.

¿No sería un buen recurso cuando haya cortes en el suministro eléctrico?

4. Cuando intenta mostrar un recurso web desde el ordenador, es probable que aparezca el mensaje “Este sitio web ha sido bloqueado”.

Algo que no siempre es responsabilidad de la política del centro, Twitter ha demostrado recientemente lo fácil que es censurar, recordemos con que celeridad se cerró la cuenta de "Naniano".

5. Cruza los dedos cada vez que intenta conectarse a Internet.

Parece que al hacer la traducción del artículo no se ha tenido en cuenta el tipo de empresas de telefonía que nos martirizan en este país, entonces ¿es el aula o España la que no está en el siglo XXI?

6. No se ve interrumpido por teléfonos móviles, mensajes de texto o alertas de Twitter en algún momento durante el año escolar.

¿Tan seguros estamos de que lo educativo no es mantener los equipos en silencio y dejar que sea un mecanismo vibrador o luminoso el que avise? ¿Debemos acostumbrarnos en aulas de más de 30 alumnos a que pueda sonar cualquier alarma en cualquier momento? ¿Qué tal si lo llevamos a la práctica también en el cine, en el teatro o en los museos? ¿O sustituimos definitivamente estos últimos por visitas virtuales?

7. Pasa la mayor parte de su tiempo de clase explicando los contenidos a los estudiantes… en lugar de ponerles a trabajar en colaboración y aprender unos de otros.

¿No sería ideal que hubiera un tiempo para cada cosa? No deja de sorprenderme que en los encuentros TIC haya tanta clase magistral que nos explica que las clases magistrales han pasado de moda (vease cualquier ponencia de los gurús de las TIC y las TAC, a muchos de los cuales admiro, en YouTube).

8. Dispone de un conjunto de enciclopedias.

¿Aunque sean digitales?

9. El profesor se está planteando el uso de presentaciones creadas con PowerPoint para satisfacer la necesidad de integrar la tecnología en el aula.

¿Y si lo que se plantea es hacerlas, pero de otra manera, por ejemplo en formato Pecha Kucha, o si las alterna con las que hacen sus alumnos?

10. El profesor crea más contenidos que los estudiantes.

Si el profesor no es un buen comunicador o comete más errores que sus alumnos, no me parece nada mal que los alumnos le enseñen algo. Está muy bien replantear la figura del docente, pero en ocasiones da la impresión de que se pretende abolirla.

11. Los estudiantes no le enseñan algo nuevo al profesor (probablemente relacionado con la tecnología) cada día.

Y no sólo relacionado con la tecnología, los alumnos siempre han enseñado cosas a sus profesores, basta con tener algo de conocimiento sobre la docencia en la Grecia clásica para saber que eso no es patrimonio del siglo XXI.

12. El profesor no tiene un sitio web para el aula o un blog donde publicar información para la clase, tareas e información para los padres.

Podría no tenerlos y utilizar los muchos otros medios que ofrece la tecnología, hay sitios web y blogs mal proyectados, mal utilizados e incluso obsoletos.

13. No dispone de una serie de ordenadores para el aula, netbooks, tabletas u otros dispositivos para el trabajo en grupo.

Veremos hasta dónde llegan los recortes de este flamante siglo XXI...

14. No tiene al menos un motivo a la semana para llamar al centro de soporte TIC.

Si pienso en ciertos servicios autonómicos y en ciertas plataformas no entiendo cómo no tienen más motivos semanales para consultar con los profesores y con los alumnos, y no necesariamente por unas vías telefónicas bastante superadas ya.

15. Ningún estudiante ha pedido en alguna ocasión hacer un trabajo mediante alguna nueva herramienta digital de la que nunca ha oído hablar.

Dudo que si un estudiante no ha oído hablar de una herramienta solicite hacer un trabajo con ella.

16. Nunca ha utilizado u oído hablar de: Collaborize Classroom, Prezi, Evernote, Glogster, MyFakeWall, Typewith.me, Storybird, JayCut, Wordle, or Tiki-Toci.

Existen muchas más aplicaciones o herramientas, no es sólo su uso sino cómo se utilizan. Una pizarra tradicional y una tiza en manos de un buen profesor son mejores que una PDI en manos de un inepto.

17. Nunca ha asistido a un webinar de SimpleK12 u otra plataforma o red social docente.

¡Por favor! Hay otras formas de publicitar ciertos encuentros.

Las TIC, las TAC son un mundo al que no podemos renunciar, pero son un complemento, no un sustituto, tampoco son la panacea.

Necesitamos propuestas en positivo y mucha más formación, no comparaciones superficiales, la tecnología no lo es todo, "la música no está en el piano", algo que creo que dijo Alan Kay hacia 1985, todavía en aquel siglo XX "cambalache problemático y febril" que, visto lo que se avecina, tal vez acabemos añorando. Esperemos que no sea así.

Comentarios ( 0 )

Deja tu comentario