P O R T A D A             Bernat Castany Prado
línea
 
  línea línea línea línea línea línea línea
  36     Detalle de la cubierta        
Teorías del nacionalismo de Antoine Roger
 
foro de opinión índice de autores          
punto de encuentro fuego - miscelánea (pulsa aquí para entrar)              
   

Si hemos de tener quimeras, tengámoslas,
pero permitamos a nuestros hermanos tener las suyas
y no les cortemos la cabeza por no emocionarse
con las mismas con las que nos emocionamos nosotros.

Baron d´Holbach (1723-1789)

 

 

 

 

I.-

En 2001 Antoine Roger, profesor en Bordeaux, publicó Les grandes théories du nationalisme . Como este libro aún no está traducido al castellano, me dispongo a traducir y resumir algunas de las teorías que Antoine Roger ordena y expone magistralmente. Primero copiamos el esquema conceptual que el autor propone con el objetivo de ordenar el gran número de teorías que existen sobre el tema. Luego desarrollaremos en varios apartados cada uno de las teorías ordenadas en el esquema.

He completado algunos apartados consultando la Encyclopaedia of Nationalism de Athena S. Leoussi y Anthony D. Smith, Comunidades imaginadas de Benedict Anderson, La citoyenneté multiculturelle de Will Kymlicka y Nationalism, conjunto de artículos antologados por John Hutchinson y Anthony D. Smith.


Cuadro 1


A continuación desarrollamos cada una de las tendencias teóricas:

 

(1) TEORÍAS MARXISTAS
CON PERSPECTIVA INTERNACIONAL:

Analizan la lucha de clases desde una perspectiva internacional y la ven como el resultado del imperialismo capitalista. Las teorías marxistas se dividen en dos según vean el nacionalismo como un fenómeno burgués o antiburgués. El nacionalismo antiburgués se ve asociado a un combate anti-imperialista y sus primeros representantes fueron Rosa Luxemburg (que anima las movilizaciones nacionalistas porque cree que frenan la maduración del capitalismo) y Lénin (que las promueve porque cree que son un medio de desestabilización del imperialismo). Hoy en día se ve un cierto solapamiento entre ambos tipos de nacionalismo.

Wallerstein: los conceptos de "nación", "raza" y "etnia" participan de una "división axial del trabajo" a escala internacional. Los "imperios mundiales", controlados por un estado único y los "mini-sistemas", geográficamente limitados (redes de ciudades-estado italianas y alemanas), son reemplazados en los siglos XVI y XVII por un "sistema-mundo" inédito. Los "Estados centrales" europeos apoyan su desarrollo industrial en la explotación de las "periferias" agrícolas que les suministran cereales y materias primas y les compran sus productos (cf. teoría de la dependencia). En el "centro" la burguesía halla ventajas en "utilizar los poderes legales del Estado para promover sus propios intereses." Utiliza el nacionalismo para afirmarse sobre el plano exterior contra las burguesías de los "centros" rivales y para proteger su mercado doméstico. El nacionalismo se convierte en la piedra de toque del mercantilismo. Cada estado lo utiliza para legitimar su posición en el sistema-mundo: "para un Estado no ser una nación significa estar fuera del juego que consiste en impedir o en favorecer toda modificación de su rango en la jerarquía." Mediante cierta mistificación el nacionalismo permite hallar raíces históricas (véase "naturales") a la dominación que ejerce el centro sobre las periferias. En la periferia, en cambio, se produce un nacionalismo antiburgués. Procede de una reacción contra el sometimiento centralista. Cada periferia adopta una postura nacionalista para "cuestionar su mala posición" en la jerarquía del sistema mundo.

Nairn: su perspectiva es parecida pero invierte el orden de prioridad entre ambas formas de nacionalismo. Según él, las "necesidades estructurales" constriñen las periferias a "saltar en el juego del nacionalismo." El "mecanismo de la economía política mundial" reposa sobre un "desarrollo desigual", lo que obliga a cada centro a disimular su estrategia de explotación bajo la bandera del "Progreso". Las "élites periféricas" no se ven invitadas al negocio y quieren tomarlo en sus manos. El nacionalismo les permite acceder a la modernidad según sus propias modalidades y puede ser caracterizado como una "reacción compensatoria de la periferia." Dichas élites periféricas (sub-élites) trabajan en la "creación consciente de una comunidad militante transclasista". Se esfuerzan en invitar a las clases inferiores, para lo que recurren al populismo. Gracias a una manipulación de la historia y de la cultura popular se realiza un "reclutamiento nacionalista". El nacionalismo populista toca las masas en razón de su particular "accesibilidad" y de su incomparable "fuerza emocional". Dicho nacionalismo aparece y se desarrolla primero en algunas periferias. Se difunde cronológica y geográficamente por "círculos concéntricos". Es posible hallar "olas sucesivas de combates periféricos desde el principio del XIX hasta la rebelión generalizada del tercer mundo de hoy." Las primeras periferias en movilizarse contra el centro imperialista franco-británico son Alemania e Italia. Una vez integradas en el centro vienen Europa Oriental y Japón y luego África y América Latina. Sólo depués, y de modo reactivo, el nacionalismo se desarrolla en los "centros": las "burguesías mundiales" son desafiadas por el nacionalismo de las periferias. Le oponen una "parade" ideológica. Los nacionalismos inglés o francés no proceden de dinámicas internas sino que sólo sirven para relegitimar un imperialismo agotado.

 

(2) LÓGICA DE EMANCIPACIÓN SOCIAL:

Hroch: sigue el mismo esquema que el marxismo de perspectiva internacional. Para él el nacionalismo es un proceso complejo y evolutivo que afecta a clases sociales diferenciadas. Hay "leyes generales" que presiden su nacimiento y desarrollo. Es resultado de una evolución estructural pero sobre esta base común se producen dos dinámicas que dan lugar a naciones "grandes" o "pequeñas".

 

(3) TEORÍAS MARXISTAS DE PERSPECTIVA INTERNA:

El "marxismo clásico" veía en el nacionalismo una máscara para disimular la explotación del proletariado. Ante la persistencia del fenómeno se intentó hallar otra explicación: es la necesidad que siente cada burguesía de apoyar su poder económico en una nación la que preside la eclosión del nacionalismo.

Bourqu e: "el dominio de las relaciones de producción capitalistas sobre las fuerzas productivas necesita la constitución de un mercado interior, esto provoca la aparición de la cuestión nacional." La nación es "el centro de especulación de la ideología burguesa".

Baliba r: la burguesía de las zonas agrícolas usa el nacionalismo para someter al campesinado, al convertirlo en "mercados de compradores de bienes manufacturados y en fuentes de fuerza de trabajo "libre"." El nacionalismo presidió una "nacionalización de la sociedad." Permitió "una mutación de formaciones sociales en formaciones nacionales", siendo las segundas mucho más favorables para los intereses burgueses que las primeras. Una vez constituida, la ideología nacional sirve para "congelar" los conflictos de clase. La burguesía establece un "Estado nacional social" mediante una "red de aparatos y prácticas cotidianas" (familia, escuela...) que permite "subordinar la existencia de los individuos de todas las clases a su estatus de ciudadano del Estado nación, es decir, a su calidad de nacionales."

Hechter : tesis del "colonialismo interior". Ve que hay una ola desigual de desarrollo dentro de determinados países. Esto determina que algunos "grupos culturales" estén menos avanzados que otros. Dicha evolución desigual no es contingente sino que procede de la determinación del "centro". El centro "busca estabilizar y monopolizar sus ventajas a partir de políticas que institucionalicen el sistema de estratificación existente." Reserva a sus miembros los roles de mayor prestigio produciéndose así una "división cultural del trabajo". Esto da lugar a una cierta "equivalencia metafórica entre la posición espacial y la posición de clase." El proceso de aculturación permanece bloqueado porque "no corresponde a los intereses de las instituciones centrales." El grupo marginado "presenta, por reacción, su propia cultura como igual o superior a la del centro" y utiliza el nacionalismo como instrumento de emancipación social. Se trata de un colonialismo interior. Pero dicha teoría sólo puede aplicarse cuando las regiones están claramente delimitadas. Hechter tratará de hacerla más flexible y afirmará que no sólo la posición espacial sino también la profesional es determinante en la formación de dichos grupos culturales. No se trata sólo de una "división cultural del trabajo" sino también de una "división segmentaria del trabajo". El encerrar a ciertas personas en profesiones de prestigio inferior (nichos profesionales) lleva a dichos individuos al nacionalismo pues pasan a identificar su medio de producción con su cultura particular.

 

(4) LÓGICA DE RECICLAJE IDENTITARIO:

Hobsbawn: se interesa más por la masificación de los movimientos nacionalistas que por su génesis y maduración. El nacionalismo no tiene una importancia real más que cuando puede atraerse un "apoyo masivo" que siempre se consigue mediante elementos de identificación colectiva que ya existían antes del nacimiento de los movimientos nacionalistas. La transformación de los elementos protonacionalistas en elementos nacionalistas es el resultado del trabajo de propaganda de la "pequeña burguesía."

 

(5) TEORÍAS PRIMORDIALISTAS:

El nacionalismo se explica por las dificultades que algunas colectividades encuentran para instaurar o mantener en su seno una comunicación social fluida. El nacionalismo sería un medio de instaurar o reinstaurar un espacio de comunicación apoyado en características innatas.

Geertz: el equilibrio de una colectividad reposa en una comunicación social orgánica y espontánea. Pone el acento en los "lazos primordiales", irreductibles, reales o ficticios, fundados en la "sangre" y la "raza". La crispación nacionalista procede de su incompatibilidad con la existencia móvil que la vida moderna impone. Dichos lazos no explican por sí solos la aparición del nacionalismo pero en su choque con la modernidad son un factor preponderante.

Kiernan: el nacionalismo es una respuesta a la "disolución de las estructuras sociales tradicionales". Disolución imputable a la urbanización y al desarrollo del "capitalismo". Las movilizaciones nacionalistas ofrecen una "compensación emocional al carácter extranjero de la vida urbana e industrial para las primeras generaciones llegadas de las zonas rurales."

Fischmann: el nacionalismo nace de un fuerte lazo emotivo con la lengua materna. La lengua funciona como "un mecanismo de autentificación". Por el hecho de ser a la vez "natural" e "instrumental", "sagrada" y "secular", le permite al grupo correspondiente conciliar "autenticidad" y "modernidad". Dicho sentimiento es polemógeno (que genera conflictos) pues cada grupo está dispuesto a defender su lengua a muerte y a luchar por su difusión.

Stokes : también reduce el nacionalismo a su dimensión lingüística. El nacionalismo sirve para conciliar una "necesidad de fusión comunitaria" eterna y universal con las "necesidades modernas de autonomía personal".

 

(6) LÓGICA DE COMUNICACIÓN SOCIAL:

Deutsch: como Gellner, se centra en el paso del estadio agrario al industrial. La "revolución industrial" introduce una exigencia de movilidad profesional. La intensificación y el carácter menos personalizado de los intercambios profesionales transforman las colectividades industrializadas en "áreas culturales, tecnológicas y económicas en las cuales el individuo es libre de moverse y ejercer sus talentos." La industrialización impone la construcción de un espacio de comunicación homogéneo. Se trata de conseguir una unificación de los "códigos auxiliares" de la colectividad (normas de producción, medidas, unidades de cuenta...) Asimismo, distingue entre "asimilación social" (capacidad de un colectivo para adaptar su organización a las nuevas exigencias) y "movilización social" (las transformaciones generales que causan esas nuevas exigencias). La interacción entre ambas es compleja. La primera debe ser, por lo menos, equivalente a la segunda. Deutsch habla de un equilibrio óptimo o "critical balance". Las movilizaciones identitarias son el resultado de esta dialéctica: cuando la identidad nacional se cristaliza la asimilación social es superior o igual a la movilización social. Entonces una "red de información" homogénea y perfectamente coordinada se forma progresivamente. El nacionalismo emerge cuando esas redes se obstruyen y ya no permiten una comunicación fluida. Entonces la movilización social sobrepasa a la asimilación social.

 

(7) TEORÍAS SOCIOBIOLOGISTAS:

Trata de realizar una síntesis entre el primordialismo y el socioconstructivismo.

Van den Berghe : ciertas tendencias universales orientan los comportamientos colectivos: lazos parentales, agresividad frente al extranjero, necesidad de anclaje territorial. Según él no son rasgos adquiridos sino inherentes a la naturaleza humana ya que se constatar en la psicología de los individuos desde la primera infancia. Las comunidades deben ser vistas como simples grupos parentales ampliados o "superfamilias". De ahí la necesidad de reglas que privilegien a los miembros a expensas de los elementos alógenos. Este ostracismo es funcional. Sirve para la reproducción del grupo y para la preservación de su identidad.

 

(8) LÓGICA DE HOMOGENEIZACIÓN CULTURAL:

Gellner : postula también la existencia de rasgos identitarios imborrables pero no los considera causa directa y necesaria del nacionalismo. No es sociobiologista. La industrialización exige un vasto esfuerzo de reorganización: busca la homegeneización de la colectividad. Las perturbaciones derivadas del paso de una sociedad agraria a otra industrial dan lugar al nacionalismo.

 

(9) TEORÍAS DE LA LÓGICA DE INTERESES:

Glazer: El nacionalismo es la fachada cultural y política que permite cubrir intereses estrictamente económicos. Las comunidades nacionales tienen como único objetivo defender sus intereses materiales. La formulación directa y explícita atraería el recelo de las autoridades superiores solicitadas (estado, imperio, organizaciones internacionales) y la ira de las comunidades rivales pero el nacionalismo viste sus reivindicaciones económicas de una "incontestable legitimidad": la defensa de una lengua, religión o tradición cultural, reivindicaciones siempre más aceptadas y entendidas que las económicas. Dichas ventajas se obtienen "por la banda", gracias a la concesión de un estatus lingüístico o cultural particular. "La eficacia estratégica de la comunidad" debe, entonces, ser vista como el factor primero de las movilizaciones nacionalistas.

 

(10) LÓGICA DE REIVINDICACIÓN POLÍTICA:

Consideran que la afirmación del Estado provoca la eclosión del nacionalismo. Pero creen que los nacionalistas no buscan solamente obtener de las autoridades públicas algunas ventajas puntuales sino que en sus reivindicaciones hay una voluntad de reformar las estructuras institucionales establecidas. El Estado no es visto ya como una hucha sino como un centro de acción estratégica. No es el marco de las movilizaciones nacionalistas sino el "centro de actividad" esencial.

 

(11) TEORÍAS DE COMPETICIÓN IDENTITARIA

El nacionalismo permite legitimar una posición dominante. En la teoría de la competición identitaria las movilizaciones nacionalistas se ven como simples medios para conseguir una promoción de categoría: ávidos de ganancias materiales o temerosos de ser aplastados por sus adversarios, todos los actores obedecen a los mismos móviles. Se ve al nacionalista como un simple manipulador.

Rogowski : un conflicto introduce a los grupos identitarios en el período moderno. El estado se desarrolla en beneficio exclusivo de ciertos grupos y a expensas de los otros. Los grupos perjudicados pueden realizar una elección racional entre las dos opciones que se les presentan: o la asimilación al grupo mayoritario (el del nuevo Estado) o la afirmación nacionalista. La primera opción se adopta cuando el grupo mayoritario acepta abrir sus puertas a los reción llegados. La segunda se prefiere cuando el grupo mayoritario se cierra sobre sí mismo y se crispa en sus posiciones.

Banton y Meadwell : inspirados por la teoría de la elección racional. Ponen el acento en los actores. Las movilizaciones nacionalistas se observan cuando algunos "activistas" o "emprendedores étnicos" buscan asegurar la "viabilidad económica del grupo" (Banton). Los "emprendedores étnicos" tratan de formar "redes" y de explotar las "fuentes" que les permitirán inculcar a los free riders "preferencias nacionalistas" tratando de este modo de situarlos en su "alineación política". (Meadwell)

 

(12) LÓGICA DE LEGITIMACIÓN POLÍTICA:

Desarrollan las teorías de la competición identitaria.

Hermet : el nacionalismo es un instrumento de "persuación cívico-territorial". Recurriendo a un simbolismo identitario apropiado el Estado puede dar una apariencia de realidad al principio de soberanía popular y disimular el hecho de que la democracia representativa funciona, en verdad, en beneficio de unos pocos. Cuando esto se realiza hábilmente previene toda revuelta popular y permite el ejercicio de una dominación invisible.

Greenfeld: el nacionalismo se desarrolla en respuesta a un cambio en las estructuras del estado. Le permite a las élites justificar dicho cambio y obtener un nuevo estatus simbólico que les situará en una posición de dominación incontestada.

 

(13) TEORÍAS DE FRICCIÓN IDENTITARIA:

Connor : el nacionalismo nace como un "proceso de toma de conciencia" de un grupo étnico-nacional. La confrontación con la alteridad provoca en él una revolución interior. Produce un sentimiento de identidad nuevo y un "orgullo de pertenencia". El "síndrome de nosotros-ellos" erige barreras psicológicas infranqueables.

Barth : sigue el binomio interior/exterior. Para él las distinciones nacionales tienen un carácter funcional. Sirven para marcar las "fronteras" indispensables para la "interacción social" ya que fijan reglas y dan cuadros de previsibilidad.

Armstrong : también utiliza el binomio interior/exterior. Habla de una "interacción simbólica". Subraya con la palabra "simbólica" el carácter subjetivo e intangible de las identidades consideradas que son el resultado de "mitomotores" que invocan una historia y cultura reconstruidas y que permiten al grupo definirse en relación con su exterior.

 

(14) LÓGICA DE INTERACCIÓN CULTURAL:

Dumont : distingue entre una concepción "holista" y otra "individualista" de la sociedad. No se excluyen, es cuestión de proporciones. Con el choque con la modernidad se inicia un juego de negociaciones ("interacción cultural") mediante el cual se integra una cantidad de valores individualistas suficiente para esposar la modernidad pero limitada para que la configuración ideológica siga siendo holística. El nacionalismo nace cuando dicha interacción cultural se ve bloqueada.

 

(15) TEORÍAS DIFUSIONISTAS:

Ven el nacionalismo como una ideología nacida en los siglos XVIII y XIX en Occidente -Francia, Alemania, Inglaterra- y luego difundida por el mundo de un modo indiscriminado.

Seton-Watson : distingue entre un "nacionalismo antiguo", dueño de sí mismo y pacífico y un "nacionalismo moderno", copia bastarda, crispada y agresiva, del primero.

Kohn : distingue entre un nacionalismo "político y racional", nacido en Occidente, y un nacionalismo "cultural y místico", desarrollado en Europa central y oriental y en África y Asia. También para él el segundo sería una deformación del primero (que sí era resultado de un desarrollo endógeno).

Kedourie : la Ilustración destruye las referencias del mundo antiguo. Le responde un nacionalismo reaccionario contra ese intento de organización racional del mundo. Esto sucede primero en Europa, luego en el tercer mundo y Europa oriental, zonas que sufrieron una modernización forzada y responden por imitación.

 

(16) LÓGICA DE REFUNDACIÓN CULTURAL:

Anthony D. Smith : una cultura determinada sufre un choque con la modernidad. Se producen diferentes reacciones de dos de sus principales actores: a) los intelectuales: domestican el nuevo modelo metiéndolo en una solución étnica inédita y b) la inteligentsia activa (o profesional): aceptan primero la modernidad pero, al ver sus esperanzas frustradas, aceptan la solución étnica de los intelectuales.

 

Teorķas del nacionalismo de Antoine Roger.

 

III.-

Decía Plinio el Viejo que si todo el mundo tuviese razón acerca de sus dioses habría más dioses que personas; decía Al-Razi que la variedad de las religiones era la prueba de que ninguna de ellas era verdadera; decía Confucio que si no sabemos cómo servir a los vivos ¿cómo vamos a saber cómo servir a los ancestros?; decía Luciano de Samosata que es imposible decidirse por una filosofía desde el momento en que para conocerlas todas hace falta más de una vida; decía Protágoras que "no se puede decir de los dioses ni si existen ni qué forma tienen puesto que la dificultad del tema y la brevedad de la vida no nos permiten averiguarlo."

 

 

 
         
         
         
         
         
        © Bernat Castany Prado Datos sobre el autor  
                  inicio de la página