P O R T A D A       Isabel de Castilla.    
      Manuel Garrido Palacios   punto de encuentro
  31 fuego - miscelánea     Tiempos   índice de autores
             
         

 

 

Joaquín Díaz cabalga de nuevo a lomos de uno de los tantos logros que han tallado su vida artística. Ahora es un disco que recoge Romances de la reina Isabel, cuyos temas son: 1) Isabel elige esposo 2) Augurios de la pérdida de Granada 3) Privilegio de Portocarrero 4) Isabel y Fernando se aproximan a Granada 5) Entrada de los Reyes en Granada 6) Exhortación al Rey Chico para que se haga cristiano 7) Garcilaso 8) Doña Isabel se dirige a Garcilaso 9) Ponce de León mata a Muza, y 10) Muerte del Rey Fernando. Joaquín los canta y firma los arreglos junto a Javier Coble, que aporta una amplia gama instrumental y los graba en Surikato Music para OpenFolk; sumemos la maestría de Luis Delgado y de David Mayoral, y el diseño gráfico de Luis Vincent y tendremos la obra. Añadamos que se han utilizado clave, flauta, cornetto, viola de teclas, organetto, fídulas, tar, trompas, timbales, campanas, chalumeau, tamboril, santur, laúd, bombo y pandero.

Señala Joaquín Díaz que estos «romances pertenecen a un género en auge en el siglo XVI, y dan una información de tipo humano sobre la Reina y su época, que, a veces, hay que deducir de documentos históricos. El texto de la elección de esposo introduce elementos inexactos pero jugosos para acercarse al carácter de Isabel»: ésta pide a un pintor que retrate «al vivo» a sus pretendientes y vuelva con los lienzos. Al verlos es cuando se decide por el que mejor encarna sus aspiraciones: un príncipe guerrero. La entrada de los lobos en Granada y el augurio es una muestra del interés de los autores de romances por acercarse a las formas de cultura tradicional. La música se ha tomado de muestras populares recogidas por Francisco de Salinas o compuestas para la ocasión, como la de la exhortación de Juan del Encina. En general, temas creados y recreados, ajustados a los estilos romancísticos, que han tratado de reflejar el gusto y el ambiente de la época.

El historiador Julio Valdeón Baruque comenta la obra con una expresión de Fernández de Oviedo en referencia al reinado de los Reyes Católicos: «Aquel tiempo fue áureo y de justicia»; y sigue: «el período en el que dirigieron la monarquía hispánica Isabel y Fernando se caracterizó por los grandes éxitos, pero a la vez por la aplicación del principio de la equidad. Isabel, "temida y amada", como canta un romance», dinámica en su visión política, fue también una persona interesada por la cultura. Acertó al elegir como esposo a Fernando, con el que se casó en Valladolid en 1469. Un jalón de su reinado fue la conquista de Granada. Otro, el apoyo a Colón en su búsqueda del nuevo continente.

En este año de 2004 se cumple el quinto centenario de su muerte en Medina del Campo. Momento idóneo para la reflexión sobre viejos temas siempre pendientes. Tiempo extraño, pero oportuno para echar una ojeada al pasado a ver cómo encaramos el porvenir. Una ojeada y una «escuchada» de la vida que se cocía en aquel tiempo, cantada en este bello romancero, cuya iniciativa hay que agradecer a Joaquín Díaz, ese caballero que campea por Castilla como si el tiempo se hubiera detenido.

Romances de la Reina Isabel
   
             
          Manuel Garrido Palacios Datos sobre el autor   foro de opinión
  PORTADA                       fuego - miscelánea   inicio de la página