P O R T A D A                 soñar    
      Carlos Pineda   punto de encuentro
  32 aire - poesía     Ecuatorial   índice de autores
             
         

 

 

Puntual la heliofagia cardinal

(se oxida el sol en el occidente)

 

Los zarahuatos girabatean el p
                                          e
                                          r
                                          f
                                          i
                                          l de la lontananza

mientras la vieja Sensemayá teje lianas vocálicas

guanábanos sones que serán guía de caza para el jaguar

 

Los pescadores cuentan la carga de la red:

tres luziégarras ciegas y un pez dorado del manglar

Apremia el retorno

pues las bestias del insomnio

planean ya la próxima alba ecuatorial

 

Ya con la pesca en hombros

después de asegurar las amarras al palafito estival

comienza el ascenso por la cuesta..., /..., ) ..., ( ..., /

 

Queda atrás la marimba de palmeras

variándose sin su son cesar

Guiringuín
Guiringuingay

Amar la Mar
La mar Abunta
Negra Ñeja
Añil Cañá

Guiringuín
Guiringuingay

Sin su son cesar

 

A lo lejos humea el bohío

meneando la cadera en algún menisco de la bahía

Silba la brisa guitarrita apretándole la clave al cañaveral

( Si se pone atención    en la pausa del paso

                  se puede escuchar la eterna carcajada del trópico)

 

Queda atrás la barca   meditabunda   levemente embriagada

meciéndose entre el sedante revuelco de la arena

(suave cadáver de la roca primordial)

 

La química ancestral concluye

Sólo queda la ociosa negrumbre entre la pupila y lo demás

 

Sobre la espesa fronda decóral   con la levita desgarrada

                                  prosa   g l i s s a n d o   la luna

Peina las dunas en busca de algún nido donde pueda desovar

Rueda con el rostro demacrado por la viruela

hasta donde suelen pastar los caballitos de mar

 

Jinetea entonces
entre la bastilla do
                          de
                             ca
                                fónica en que concluye toda ola

deshilvanando su helicoidal filigrana de oxígeno y sal

Trota hasta el galope

hincando los cascos en el acantilado voraz

 

Entre tanto trote uno a veces se despierta

Ve a la luna en lo alto a toda vela bogar

Todo está en calma

Nada pasa

Nada ha de pasar

Hay que retornar a la hamaca

                                     y de nuevo comenzar a soñar:

 

 

Publicado originalmente en el libro Imago,
Universidad Autónoma Metropolitana, 1996.

   
             
          Carlos Pineda Datos sobre el autor   foro de opinión
  PORTADA                       aire - poesía   inicio de la página