Sumario 20

 

Víctor
Llahona

 

índice de autores Datos
en el índice
de autores

Wishful
thinking

 

 


    Lo que sigue es a consecuencia del absintio que se ha cascado el loco de Carlitos (emulando las locas proezas de Verlaine o Toulose-Lautrec; absintio también conocido como absenta o hada verde, monstruo de ojos esmeralda que a tragos cortos no mata pero sí flamea el estómago y las ideas) y de imaginarla toda la noche bailando con la belleza y el carácter de la mancha roja en el ruedo,
mi falo se levanta y olé. La tengo rígida como una figura de Buffet. Endurecida también por la cornamenta, hay que admitirlo. Joder, qué par de tetas, imposible destetarse, desengancharse de los firmes generosos rosas dulces como la leche azucarada. Oh, Laura. Móntatelo como quieras para tener la conciencia bruñida, libre de toda escoria dañina, recuerda que los remordimientos son indecorosos, indeseables, una gran estupidez. Andar encoñado de la mejor amiga, son cosas que pasan. C'est la vie, c'est la vie. Qué va a enterarse, mujer. Puta aquí, amiga allá. No vengas con moralinas. Los demás son puros de corazón porque no pueden follarte, date cuenta, llevan puesta la toga del juez y les sobra por todos lados. Tú ni caso y a lo que vamos. Oh, Laura, mi flor, el astro rey brilla para ti. Oh, Laura. Oh, Laura. Creo que es hora de comer. Almejas (previamente lavadas) con un buen chorro de. Quítate las bragas ya mismo. Voy a encender tu Mauna Kea, verás tu llama levantarse como cuerpos celestes y gemirás como nunca, bonita. Empieza tu jornada de selva. Veamos, paso uno: un par de dedos en los dominios de tu sexo, paso dos: con el debido lucimiento aplicar el pulgar al botoncito rosa y paso tres: adelante con su ministerio. (Suspira) Tú lo has dicho, o casi mejor mostrado. Comunicación total, experiencia que roza lo místico. Toma, pruébalos, sorbe el alimento y ahora olisquea su olor a miel. Es el más activo de los afrodisíacos. Sí, mucho electuario de satirión, mucha delicia árabe con sus dos buenas onzas de opio, mucho diod anfarwoleb, mucho chocolate de madagascar y ostras marinas con concha incluida, pero nada como tu jalea real que por naturaleza me corresponde. Un día te haré lo que a la pequeña Lulú, bien afeitadita tu bella flor ofrecida, yo mismo seré el expeditivo ejecutor de semejante rito mágico. Coño despoblado, coño inmaculado. Por ahora ponte así, no, espera, asá, hoy tomaré un pasadizo secreto para llegarte a las entrañas, para que me sientas infinitamente dentro de ti. Oh, miss zorra. Y no malinterpretes, es el mejor de los cumplidos, por mi parte tienes toda la aprobación posible, no te ahogarás en la opinión que yo tengo de ti si tú no quieres, agárrate a la boya... flop! La profundidad de tu ano es maravillosa, un placentero descubrimiento, y érase una vez lo absoluto se fue a tomar por el culo nunca mejor dicho, entonces quedamos en que no existe el amor en mayúsculas ¿no?, si acaso hay tanto amor como profundidad, tanta profundidad como esta mazorca empalmada y se acabó. A mí ya me está bien, y de este modo nos dejamos de románticas detonaciones a la altura de las cejas. ¿Dioses o animales?, puesto que no hay disyuntiva posible, me veo olfateando tu matorral, arqueando la patita al aire para un pis. Sí, quedémonos con la sabiduría del cuerpo que decía el filósofo poeta, con la fiesta de los músculos y la sangre. En ésas, la patita al aire para. Ah, eh, ih, oh, uh. Apoteosis, genuflexión por favor. Tú verás lo que sale, si esta mañana ya pensé en ti dos veces. Según algunos imbéciles me quedaré ciego. Correré el riesgo. Prefiero la maravilla con el peaje de la irritación antes que nada. Ay, Laurita, el día que te dejes probamos con el depósito lleno.

 

Víctor Llahona

Inicio
Volver a Tierra
Subir
Volver a Tierra
Inicio