Sumario 21

 

Amparo
Arróspide

 

índice de autores Datos
en el índice
de autores

 


P o e m a s

 

Oración a Bush                                    

                                  Hijas de Bagdad

 

Amparo Arróspide ha traducido
también para este número
dos poemas de Margaret Atwood

Oración a Bush

Bush, que no eres nuestro
ni estás en los cielos
execrado sea Tu nombre;
roguemos para que no se haga Tu voluntad
ni en la tierra
ni en los cielos.
El pan nuestro de cada día nos hurtarás
y habremos de protegernos de Tu amenaza.
Pero a pesar tuyo, en la esperanza juramos caer una y otra vez
Y del Mal no nos libres, porque somos libres.
Amén

 

 

Hijas de Bagdad

(i)

¡Uyuyuyuyuyuyuyuyuyuy!
Cuando grito me transformo en pájaro

¡Uyuyuyuyuyuyuyuyuyuy!
Mi casa es el desierto son los vientos

Uyuyuyuyuyuyuyuyuyuy!
No hay quien me calle, ni tormenta que apague
Mis truenos
Ni río cuyo murmullo no conozca
Mi sexo

 

(ii)

Si pudiésemos pasear por tus sueños, hija de Bagdad,
(cuántos
sinuosos laberintos, los desenlaces suelen ser abruptos,
hay muros que de repente se desploman
telones de acero derritiéndose
otras zonas tabú que no sospechas)
e imaginar contigo lo que ya no es, lo derrumbado
para siempre en la gran demolición
--todo otra vez, puentes, túneles, esquinas--.
E imaginar contigo la reconstrucción de la ciudad perdida,
tras volver de ese viaje por los sueños
que es la tierra de nadie o el lecho de Procusto
donde abrazamos nada, el silencio, la huida
hacia la tierra que es de nadie, el interregno
donde arañan las manos de los muertos
sin que sepamos más, sin podernos preguntar siquiera
cómo despertaremos.

 

Amparo Arróspide

 

 

Inicio
Volver a  Aire
Subir
Volver a  Aire
Inicio