Sumario 19

 

Esmir
Garcés
Quiacha

 

índice de autores Datos
en el índice
de autores

Inventario del olvido

 

1


No olvides traer a tu mente
las orillas cósmicas de los ríos y los mares,
antes de embriagarte
o apagar tu mundo.
Algo bajará por tu lengua tatuada
por tu boca de roca
y por los afluentes de tus manos.
Recuerda tocar cada una de las piedras
que une este viaje silencioso;
sentirás que vibran,
que se mueven,
que producen frío o calor.
Piedras que han sido expulsadas de la memoria
y ahora son la sabiduría,
la sal y el fuego de las aguas.
Ellas vuelan en círculos como buitres
dan tumbos en el insomnio
y crecen entre el viento y los siglos.
En estos instantes
están gravitando en tu cuerpo
estrellando cada uno de sus elementos
en tus paredes de adobe
hasta encontrar el espacio adecuado.
Escucha sus mensajes silvestres
sus códigos perdidos
sus lenguas de otras etnias.
Ten cuidado
ellas saldrían por tus ojos
como peces
abejas o pájaros temerosos
en los momentos
en que juntas los párpados del olvido.
No te asustes
a lo mejor será un sueño.

 

 

2

Las piedras tienen relámpagos por dentro
Ernesto Román O.


Ellas ruedan y gravitan por todos los espacios
expidiendo fuego por sus ojos
haciendo parte de la arquitectura del universo,
formando jeroglíficos
y comunidades geométricas en los ríos,
construyendo y sosteniendo cimientos,
cúpulas y murallas en los espacios vacíos.
No tienen otros nombres
solamente el asignado por la lengua hermética;
hubo una edad mayor
un período abstracto
anterior al hierro y al oro.
Nos han hecho saber
que son la materia inerte;
desconociendo todo el peligro,
las profundidades de la luz,
el amor,
el dolor, la tristeza y la muerte.
Sospechan que están en todas partes;
sin saber su erotismo, sexo o edad,
aprendieron a multiplicarse,
a soportar los truenos,
la lluvia y la sequía.
El acero les ha partido el alma
y la argamasa las ha esclavizado ante el tiempo.
Están allí a la espera de ocupar un lugar en la imaginación
y en la necesidad del hombre;
algunas recuperarán su historia o su mística,
otras alcanzarán la gloria,
el paraíso o el infierno.

 
 

Esmir Garcés Quiacha

Inicio
Volver a  Aire
Subir
Volver a  Aire
Inicio