sumario eom 2001: fragmentos de agua, tierra, aire y fuego

Ahora empezamos, empezaremos a vislumbrar esa ausencia de los que deciden irse, de los que cumplieron la suma exacta de sus pasos por el mundo, de los que alcanzan ese otro mar que acaso sea más vasto y luminoso que cualquier océano visto por los hombres desde el principio. Porque Jorge Amado está rozando un nuevo nacimiento: aquél que consagra a los que cruzan la definitiva orilla a otras "tierras del sin fin", aquél que nos ofrece -revelándonos- la perdurable respuesta, la siempre insondable frente al cerco de la sombra.

Manuel Lozano

página siguiente
Jorge Amado