e o m            
                     
   

 

 

Invierno en las tierras del Sur, verano en las del Norte; en todas las tierras, hombres y culturas, con matices diferentes, con colores diferentes, pero iguales en derechos (así debería ser).

La Internet puede ser un camino de encuentro para las distintas realidades culturales. Entre esas realidades se encuentra un idioma, llámese castellano o español, que debe ser un nexo entre los pueblos que hablan, leen y escriben la lengua de Cervantes, por encima de los intereses económicos y políticos, y en igualdad con las otras lenguas, muchas de las cuales deben ser defendidas ante la agresión de los poderes económicos y políticos. Cuando hablamos de lenguas en peligro, hablamos de pueblos en peligro, hablamos de ricos prepotentes que aumentan la pobreza injusta en barrios marginales, en regiones o en países.

El intelectual o el artista no deberían ser ajenos a esta realidad. La globalización económica se impone, pero ¿qué sucede con la globalización humana? y con las culturas... ¿qué sucede?

Eom surge con la intención de ser un puente entre personas, entre artistas y entre intelectuales. Eom es una revista de arte y de literatura, por lo tanto de personas. Eom no quiere entrar en política, pero las personas tienen una dimensión social y cultural que no debe ser utilizada y despreciada por los políticos.

Si defendemos la cultura, debemos luchar contra la pobreza. Esta lucha, en eom, se construye defendiendo la pluralidad dentro de la creación literaria y artística, la tolerancia política, y el acceso a la educación y la cultura para todos.

Aquí acaba el panfleto y empieza la revista. Mi agradecimiento a todos los que han confiado en la propuesta, a todos los que han colaborado en estas páginas que quieren abrir un camino estético en la Internet, destacar a los autores respetando su obra, y regalar belleza.

Eom invita a todos los creadores, famosos o desconocidos, a publicar en este sitio sin fronteras, a trabajar por un mundo sin fronteras.

 

Gracias,

Francisco Javier Cubero