e o m . fuego . 5 . noviembre 2001            
                     
                       
        e o m . fuego . 5 . noviembre 2001          
       

Santa Cecilia,
patrona de los Músicos

Martha E. Barroeta

       
       

 

   
                       
             
       

.

 

Me parece muy oportuno hacer mención de ésta virgen y mártir, como lo fuera Santa Cecilia, ya que en el mes de noviembre se celebra el "Día del Músico" y de ella sabemos que es nuestra patrona.

Esta sencilla y muy modesta doncella que daba testimonio de su gran amor y apego a la música, además del gran amor que sentía hacia Dios, sufrió la muerte de los mártires en el año 230.

A Santa Cecilia, grandes maestros de la pintura la han representado tañendo un órgano portátil, una vihuela de arco o algún otro instrumento de cuerda; además aparece en decoraciones de las tablas de algunos instrumentos musicales tales como la espineta o virginal.

Quisiera hacer mención de un tema que por celebrarse el "Día del Músico" vale la pena resaltar, pues, del trono de Dios emanan notas sublimes de celestial ternura, poder que alienta en la común criatura, LA MÚSICA...

Arte del cielo revelado al hombre, a Jubal ("Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta", Gén. 4:21), descendientes de Caín maldito, porque así lo dispuso la Sabia Providencia para el pobre mortal que parecía proscrito, del cielo de Dios, de la eficaz clemencia.

Surgió en el alma de Bach y de Beethoven, invadió la vida de Haendel, de Rossini y de Chopin, transportó a las alturas a Shubert, a Verdi y a Strauss, resonó en los salmos del Inspirado Libro, elevó a David a majestuosa cumbre por la nívea escala del pentagrama santo.

Revelación excelsa del Divino Artista, lengua de los ángeles que en el cielo moran, delicado impacto que lleva el pensamiento a un mundo mejor donde se vive libre, libre del temor, de la fatal condena; donde se aspira aroma de perfumadas flores, donde se encuentra a Cristo con su eternal diadema, donde por siempre brillan sublimes resplandores.

Es pues, la música, sin lugar a duda, el corazón de la vida en su sabor excelso, la expresión del amor como lo dijo Liszt y lo confirma siempre la experiencia diaria. Sus bellos acordes repercuten siempre en los grandes festivales y patrióticos eventos, en las suntuosas bodas, en paseos y funerales.

¡Oh, Música!, de todos, patrimonio bueno: de los hombres y naciones, por tus mil aplicaciones.

Sonad, repercutid, vibrad... vuestra tarea cumplid... y allá en lontananza donde la luz se pierde, la música sabrá en su impecable historia hacer que resuciten el gozo y la esperanza; que surjan los destellos e inunden la memoria, borrando en los mortales angustias y pesares; y en las mansiones ricas de místicas alturas, resuenen los conjuntos, seráficos, triunfales que digan con firmeza a todas las criaturas: la música es divina y propia de los santos que entonan complacientes el himno a la virtud, y así terminan ahora las penas y quebrantos... por ella, a Dios, eterna gratitud.

Como plasmó el poeta mexicano Amado Nervo:

"... sólo las claves, sólo las pautas
y las notas revelarán al mundo sus bellezas innatas.
Platón oyó a los orbes
su concierto ideal,
y Beethoven, a veces,
lo escuchó en el mutismo nocturno.
Todo es música: los astros,
el abismo,
las almas...
¡y Dios mismo es un Dios musical!".

Sirva esta fecha muy conmemorativa para mandarles un saludo afectuoso a todos los artistas que están vinculados directamente en el quehacer musical, a los que con su presencia apoyan las actividades musicales en las salas de conciertos de los centros culturales del país, a los que con sus aportes económicos nos brindan la seguridad de seguir haciéndolo y cada vez mejor, a todos los amantes de este género artístico difundido, apreciado y cada día más solicitado; a todos ellos vaya una salutación y recuerden: Cada día haciéndolo y que cada vez ¡sea mejor!.

 

.

 

   
             
             
             
       

 

     
 

Martha E. Barroeta,
escritora nacida en Venezuela, ha publicado
diversas colaboraciones en prestigiosos medios impresos y en la Internet.

Es autora de dos libros inéditos: un poemario y una obra pedagógica.

 

 
  Datos en el índice de autores