e o m . aire . 5 . noviembre 2001            
                     
                       
        e o m . aire . 5 . noviembre 2001          
       
       
       
       
       
       
       

Poemas

Gabriel Impaglione

       
       

 

   
                       
       

 

 

  1  

 

Beso la diminuta

redondez de tus hombros.

Frutas perfumadas brillando

fosforecencias de luna.

Maravilla que me tiende

en las ondulaciones ciruela

de tu nombre.

 

 

   
             
       

 

  2  

 

Saliva despertando colmillos,

tensando el hambre.

El instinto se agazapa

y salta.

Mezcla de humedades.

Saliva y tréboles,

sangre goteando y mordedura.

Tu cuello exacto

se eriza

vibra

late rojo

y tenso

y se relaja.

Mi boca rodea

tu nunca vencida

boca y me vence.

Un solo estertor

victorioso

acaba con mi furia

y me entrego.

 

 

   
             
       

 

  3  

 

En esa geografía

bajo el zumo azul

de tus suspiros

me desangro.

Anduvieron mis manos

con sus diez sentidos

y mi boca clavando

sus banderas de besos.

Amo tu espalda de brisa.

En ese territorio

levantaré la casa

definitiva.

 

 

   
             
       

 

  4  

 

Te reconozco.

Vengo desde el confín

de la espera

a buscarte.

Intuía que en el mundo

alguien esperaba mi voz

calladamente.

Tus labios

echan a volar palabras

que solté en el viento.

Yo hablaba

porque eras tu

quien guardaba los versos

para un buen día

de reencuentro.

Conozco lo que dices,

sé muy bien

tu próximo poema.

Ay! cuando pude decirte

al oido estos besos

tu cuerpo vibró

como mi alma.

 

 

   
             
       

 

  5  

 

Amo lo que hay en ti.

Nobleza coronando

tu ternura brillante.

La pobreza que se abre

como una calle oceánica.

Tu inteligencia alzando

niños como flores.

Amo

tu valentía de poema.

La risa de tu amor

en el pan del abrazo.

Amo lo que hay en ti.

 

 

   
             
       

 

  6  

 

No son tus manos,

cuando llegas son mis alas.

Me subes al viento y me liberas.

Amo la leche tibia

de tus manos,

su corazón de fruta,

su oficio de inventar planetas.

Fosforecencia

en la noche callada.

Amo tus pinceladas

pariendo colores de nuevo día.

Mansedumbre atenta,

filos abriendo surcos

de buen vino en mi espalda.

 

 

   
             
       

 

  7  

 

Soy su madera recién cortada

oliendo a bosques y lluvia clara.

El aserrín que yace

luego de los besos.

Amo tus manos

de cargar munición

de sostener la luna

de acunar palabras

y adormecer desvelos.

Amo tus manos, mujer,

delicada brisa.

llamarada.

 

 

   
             
       

 

  8  

 

Sin tu piel oscilaría

entre cuchillos oxidados

pendiendo de la llama

punzante de la nada.

Tu piel, tierra prometida,

luz descubriendo mansa

los sueños de un niño

dormido.

 

 

     
 

Gabriel Impaglione
Nació en Ramos Mejía, Buenos Aires.
Es periodista, trabaja como director en Radio Universidad Nacional de Luján, edita un semanario digital (noticias de luján.com) y junto con otros dos socios mantiene el portal
www.lujanargentina.com.

En 1993 publicó el libro de poesía Echarle pájaros al mundo.

 

 
  Datos en el índice de autores