e o m . agua . 1 . julio 2001            
                     
                       
        e o m . agua . 1 . julio 2001          
         

Una muestra de
La Divina República

Juan Barbagelata

       
                       
       

 

  Qué
lástima, Argentina.
       
 

Qué lástima, Argentina.

 

La Divina República, nace inevitablemente, de observar a mi alrededor.

Vivo en un país donde 1.800.000 chicos (sí, un millón ochocientos mil chicos, entendiste bien) no tienen la comida suficiente, cada día, todos los días. Chicos que ya están condenados a robar pasacassetes, o elegir su destino de acuerdo a la carencia, el dolor y la ignorancia.

Qué lástima, Argentina.

Es un país donde han muerto por falta de Salud Pública y alimentación 250.000 niños...

¿¿¿¡¡¡desde que regresó la Democracia!!!??? Antes tuvimos una dictadura genocida que en ocho años se llevó quizás a las cabezas más brillantes de toda una generación.

30.000 almas.

Los militares eran genocidas, pero, los políticos ¿no lo son?

Qué lástima, Argentina.

Un país donde el escándalo de coimas en el Senado, con renuncia del Vicepresidente de la Nación, quedó en nada.

Un país donde con lo que gana un Senador comen 40 familias de salario mínimo.

Todos estos temas remiten al dinero, valor impreso, riqueza o como se llame que ha sido mal distribuido.

Qué es mal distribuido.

La Divina República se encuentra cercana a uno de los círculos del infierno del Dante. La Divina Comedia. El país donde nace La Divina República es la Divina Comedia.

Si el dinero es capaz de generar tanta Fe como la religión.

¿Por qué no tomarlo como una religión?

Ésta es la estética de esa religión. Con sus traiciones, sus entregas, sus crímenes mudos (los crímenes del dinero no gritan ni manchan, en principio) todo tan pulcro y limpio.

Tan cristiano y de buena gente.

Los Argentinos somos derechos y humanos.

Qué lástima, Argentina.

 

Juan Barbagelata

 

 

Idea inicial.

 

Partiendo de una frase de Hobsbawn se inicia un proceso de exploración expresiva en torno al dinero, la más fiel y común representación de la riqueza. Produce tanta adoración como la más antigua y moderna de las religiones, de allí La Divina República. Por la adoración y por la contradicción que implica la doble lectura de Divina y la frivolidad que surge por el descontrolado manejo del dinero.

La búsqueda de la música no se quiso alejar de este concepto, tomando letras de Atahualpa Yupanqui, que le cantan al trabajador, al campesino y utilizando el mismo concepto que la parte gráfica, el collage digital mezcla elementos de nuestro folklore con tecnologías y otros lenguajes compositivos. Resemantizamos sin olvidar de dónde somos, dónde estamos.

 

 

Proceso.

 

Se tomó la imagen de distintos billetes, procesándolos digitalmente con programas de retoque fotográfico, Photo Finish y Corel Photo Paint, el resultado se terminó de ensamblar en Corel Draw. Elementos que normalmente se utilizan para el Diseño Gráfico.

Todos los elementos son de fácil acceso, gráficos de banco de imagen, fotos tomadas de los diarios, etc.

Se utilizaron frases sobreimpresas de Atahualpa Yupanqui, José Larralde (músicos folclóricos), Indio Solari (músico rockero) y del Subcomandante Marcos.

En este caso el trabajo se basó en la delgada línea que separa al Diseño (arte por encargo) de las Artes Plásticas, línea que cruza una y otra vez al utilizar tipografías sobre impresas y recursos digitales en las obras.

 

 

Instalación.

 

Los trabajos serán impresos en plotter medidas aproximadas 1,30 x 0,60 m. montadas sobre foam plástico.

Dentro de la sala estarán suspendidos del techo por hilos plásticos transparentes.

El piso estará cubierto por papel afiche en colores azul y blanco, nuestra bandera, al adorar el dinero pisoteamos la patria.

Habrá un diaporama que proyectará algunas de las frases que integran la obra sobre una pared blanca. Habrá música ambiental compuesta para la ocasión.

 

 

Música.

 

La música compuesta por Gustavo Satler para la exposición es música electrónica procesada con matices de folklore. Quizás se pueda denominar Folklore Ambiente, fue totalmente compuesta con teclados y computadora, habiéndose empleado cantos del altiplano y obras del folklore tradicional a los cuales se agregaron ritmos programados.

 

 

 

 

Una muestra de
La Divina República

Juan Barbagelata

     
 

Juan Barbagelata,

artista argentino, comprometido y profundo,
desde una intensa experiencia personal en muy diversas ocupaciones, ofrece un arte digital que no se limita a una estética, sino que pone de manifiesto una cruda realidad y la necesidad imperiosa de una ética social sincera y posible.

 

 
  Datos en el índice de autores