9
marzo 2002

Ricardo
A. Kleine
 
 Samson

Datos en el
índice de autores

eom
volver a Fuego

 

La bola

de cristal

 

Durante muchos años mantuve un hermético silencio respecto de la bola de cristal que me había sido entregada por una persona de quien, lamentablemente, tampoco puedo dar demasiados detalles en virtud al compromiso que asumí en el momento en que la recibí. Solo diré algunas cosas, las básicas, con el único fin de orientar al lector en el escenario que describiré a continuación. De todas maneras si usted es, igual que yo, un escéptico en estas cuestiones de laaa… brujería, por llamarlo de alguna manera, desde ya le digo que ni se moleste en leer este texto. ¿Qué sentido tendría creer en lo que dice una bola de cristal? Porque este texto trata de eso: de lo que me dijo la bola de cristal. Y mire que soy escéptico, es decir siempre he mantenido una aséptica intelectual de todas estassss… cosas, cuestiones, que para mí son sencillamente una pavada. Pavada, pavada. Así que como advertencia final, y para no entretenerlo más, le sugiero que lea otra cosa. Si por el contrario es un creyente o simplemente tiene dudas respecto de la brujería… No se si llamarlo brujería. No es brujería, podría ser… adivinación?… Sortilegio?… Alquimia… ¿Alquimia?, … o mejor: Predicción. Predicción se ajusta más. Aunque no termina de definir la situación, porque queda flotando la pregunta, …la duda respecto de si será capaz una bola de cristal de predecir algo. La función de las bolas de cristal no es justamente la predicción, ya que las predicciones tienen más que ver con, …con lo que puede pasar. Repito, lo que puede pasar. Y, en particular, esta bola de cristal no me predijo algo, directamente me dijo lo que va a pasar. Lo que nos va a pasar a todos. No vaya a pensar que usted no está incluido. Y bueno, entonces si alguien o algo sabe lo que le va a pasar es porque es medio brujo o bruja, y todos sabemos que las brujas no existen. Sin embargo sí existen las bolas de cristal. Uno puede verlas, hasta inclusive tocarlas. De hecho estas hipotéticas brujas deben comprar las bolas en comercios del ramo para poder encarar su consultorio. ¿Quién iría a consultar a una bruja sin bola de cristal?. Yo; ni loco.

Uno ya sabe que las brujas que andan por ahí están disfrazadas. Con solo quitarles su atuendo nos damos cuenta que debajo puede estar un amigo, un conocido, …un hermano, la suegra y por que no la propia esposa. Que la mayoría de las veces ni hace falta que se disfrace para advertirlo… Pero bueno nos estamos yendo del tema y lo que tengo que decirles es importante. Para que quede claro, porque nos estamos confundiendo: generalmente las bolas de cristal están en manos de brujas, pero en este caso la bola la tengo yo, que de bruja no tengo nada, ni disfraz siquiera. Es sabido que cuando se concurre a una bruja, es la bruja quien a través de su bola le adivina el destino. La bola de cristal y entre paréntesis disculpe que sea reiterativo con esto de la bola de cristal, pero no se dé que otra manera llamarla, sería la intermediaria entre la bruja y usted. Es decir: la que sabe realmente del tema, la que tiene la posta posta, no es la bruja, es la bola. La bola se lo comunica a la bruja y la bruja a usted. Admitamos que son mucho más creíbles que la brujas. Si ya sabemos que no existen: ¿cómo les vamos a creer? Justamente las brujas saben que la gente sabe que ellas no existen, por eso recurren a la bola de cristal. No son boludas.

Pero en este caso es al revés, la bola en cuestión me fue entregada en custodia. Es difícil explicar esto y a veces las palabras no se ajustan a lo que quiero decir, no es justamente que me fue entregada en custodia, más bien diría que me fue heredada. Eso suena mejor: heredada sería la palabra más exacta. Lo que no significa que fuera el heredero directo de la bola de cristal, simplemente la herede por casualidad. Esta persona me la entregó con algunas explicaciones mínimas acerca de lo que debía hacer con ella, pero se la podría haber dado a usted o a cualquier otro, lo que obviamente lo convertiría en heredero sin que usted lo hubiese imaginado jamás. Es como si un día lo llaman por teléfono y le dicen: "Señor "X", lo llamo del estudio del doctor "X" para informarle que ha recibido una importante herencia de una tía suya que vivía en Calmuchita….". ¿Qué tía se pregunta usted, qué Calamuchita?, pero bueno lo agarra y listo. Viene de arriba, que le calienta de qué tía. Bueno esto fue algo parecido, el tema es que debía tenerla hasta que se le ocurriera hablar por sí misma sin que nadie le diga nada, ninguna palabra mágica ni nada por el estilo. Simplemente un día hablaría y diría lo que tiene que decir. Que de hecho ya me dijo y es justamente el motivo de este texto. Se imagina que no estaría contándole todo esto si no tuviera algo más importante para decirle. En general no tengo mucho tiempo para perder pero esta introducción se hace necesaria para ubicarlo en el tema. No puedo a decirle de golpe: "Una bola de cristal me dijo tal cosa" y usted se la va a creer así porque sí nomás. Por eso tuve que hacer esta introducción, para ubicarlo en la situación por cierto nada común y difícil de entender. Más que de entender, de creer. Pero ya le anticipé casi al principio de texto que si usted es de las personas que no creen en estas cosas directamente no lea más, ahora bien, si pese a mi advertencia siguió leyendo por curiosidad y llegó hasta acá, tómese el trabajo de terminarlo así por lo menos se entera lo que dijo la bola. "En el medio del río no se cambia el caballo" dice el dicho popular. Así que anímese y termínelo, si total queda poco, y a lo mejor quién le dice le interesa. Pruebe, …no pierde nada.

Me tomo un minuto más y le redondeo el caso: …¿Por dónde iba….? Ah, sí… me dieron la bola de cristal, no puedo decir quién, pero parece que hace, …hacia varias generaciones de personas que se la iban pasando con la esperanza de que un día debería decir lo que había aprendido procurando orientar a la gente a enfrentar el futuro. Y aquí nuevamente otro error conceptual, no sería "enfrentar" la palabra adecuada, porque cuando uno "enfrenta" algo es consciente de lo que tiene adelante. Qué sé yo, por ejemplo uno enfrenta una tormenta, a un superior, a una mina, un león. Sabe quienes son, no sabe lo que va a pasar, pero sabe quienes son. Lo que en realidad nos diría la bola era de que manera se puede construir el futuro Y como el futuro es incierto, justamente no se lo puede enfrentar. El futuro no existe, se construye. Este sería el término adecuado: "construir". Definitivamente, entonces, la bola nos ayudaría a construir el futuro… Quedó claro??

El tema es que yo debía colocarla en algún lugar de la casa que tenga vista al universo, esa fue la orden bien clarita: "Con vista al universo". Y como justo tengo una ventana inmensa en el living que da al parque de la casa y desde allí se ve el cielo, me pareció prudente ponerla disimulada entre las plantas que Patricia tiene sobre un viejo baúl que ella misma pintó y que está lindísimo… ¿Patricia?, disculpe me olvidé de presentarla es mi esposa y ella tiene unas plantas… Bueno no sólo plantas, no se va a pensar que me casé con ella sólo por las plantas, tampoco solamente por lo que usted piensa. Además de tener lo suyo también tiene lazos de amor, palitos de agua, difenbaquias, en fin esas plantas que tienen las mujeres vio. Bueno, Patricia las tiene lindísimas y no se lo digo porque sea mi mujer, pero las tiene muy grandes y lindas… las plantas. Así que puse la bola de cristal disimulada entre ellas. Las plantas chochas y la bola estaba cómoda, por lo menos no se quejaba. Se llevaban bien.

Los primeros días fueron difíciles, porque todos estábamos esperando que la bola dijera algo, que hablara; así que cualquier ruidito raro enseguida lo asociábamos con la bola. Inclusive, fíjese que Lunita empezó a dormir debajo de la ventana esperando escucharla decir algo. No se imagina las veces que nos despertábamos sobresaltados por sus ladridos. Ella también estaba expectante de que la bola hablara. Pero nunca dijo nada… Bueno nunca no: un día habló. Tal y cual me lo había anticipado el tipo ese. Habló, así como lo escucha. Ya nos habíamos olvidado de ella, ni bola le dábamos a la bola. Mire que para no darle bola a una bola… Pero un día me llamó. Se escuchó bien clarito: "Ricardo, vení, voy a hablar. Tengo mucho que decirte". No sabe el susto que no agarramos. Lunita salió corriendo y se escondió en el parque. Todos nos asustamos, pero bueno había llegado el día tan esperado. Y para no entretenerlo más, voy a hacerle escuchar lo que me dijo la bola. Me tomé el atrevimiento de grabar su mensaje en un CD, así que en vez de contárselo en este texto, que ya me parece que lo estoy aburriendo, se lo voy a hacer escuchar directamente del CD. Escuche, no se pierda nada…………… Espere que subo el volumen…… Ahí esta bien???… Sí !!... Bueno, escuche:

……"Un buen día se empezaron a juntar personas que, hasta ese momento, nadie hubiese imaginado verlas juntas. Por ejemplo un poeta encontró a un músico e hicieron una canción, un jardinero encontró una rosa e hicieron un jardín. Un señor con una idea encontró a otro con unos pesos e hicieron una empresa, también una maestra encontró alguien con deseos de aprender e hicieron una escuela. Una semilla encontró tierra y un vecino los ayudo a crecer. Un pincel encontró pintura y alguien decoró esa pared que durante tantos años estuvo tan fea, quien la ensució por fin comprendió y también ayudó, la pared quedó más linda. Un hombre descubrió a la mujer hicieron el amor y nació una familia y de ella un compromiso superior. La mediocridad se encontró con la complacencia y curiosamente de destruyeron juntas. Un pirata descubrió a un capitán y surgió una nueva sociedad. Una neurona media perdida encontró un cerebro para pensar. Una bala, justo antes de llagar a una persona, frenó de golpe y se largó a llorar. Un cocinero conoció a un pescador e hicieron un restaurante. Un astronauta descubrió una estrella y juntos construyeron un universo, dentro del cual comenzaron a brillar con mucha luz millones de ideas creativas que de a poco le fueron enseñando a las grandes fuerzas que gobernaban el universo que otro universo era posible. La gente comenzó a sonreír porque una sonrisa encontró millones de labios. Inclusive, y discúlpeme que me meta otra vez, pero un CD… Un CD no, el CD que estábamos escuchando hasta hace un rato se encontró con una música y se pusieron todos a cantar.

……y así cada uno busco a su cada cual para empezar a construir un mundo que se comenzó a reconstruir, con paciencia, ganas, esperanza y despacito, despacito todos se encontraron con todos………………"

Bueno esto fue lo que dijo la bola de cristal. Inmediatamente después, sin mediar palabra, se fue contenta volando al universo. La miramos por un rato hasta que ya no la vimos más…

 

 

 

Ricardo A. Kleine Samson

inicio

volver a Fuego