7
enero 2002

Marcos
 
Winocur
 
  

Datos en el
índice de autores

eom
volver a Tierra

 



El loco

que llevamos
dentro

 

¿Cuál es la diferencia entre el loco y el cuerdo? Que uno muestra lo que el otro oculta. Vamos a un ejemplo. Ambos, el loco y el cuerdo, no pueden ver a sus respectivos cuñados, que llegan de visita. El cuerdo, con sonrisa de oreja a oreja, le dice, en medio de un cálido abrazo:

- Adelante, carnalito, bienvenido a mi casa que es tu casa, qué bueno tenerte entre nosotros y disfrutar de tu... etcétera.

El loco abre la puerta a su cuñado y sin saludarlo da media vuelta, corre a la cocina a buscar un cuchillo, mientras va diciendo por lo bajo:

- El muy cochino se coge a mi hermana, hijo de la chingada, ahora verá, ahora verá. Y sálvese quien pueda.

Así es, el cuerdo lleva un loco dentro. Que deja en libertad por un ratito en la soledad de su cuarto, como quien se quita los zapatos que ajustan. Y al abrigo de las miradas, en el rostro del cuerdo aparecen las expresiones de: estoy degollando a mi jefe, qué gusto, no me importa si aparece la policía, vine precavido con mi cuerno de chivo, me echo cinco o seis antes de escapar, lero, lero. Yo voy al bote pero salgo en libertad y un día ocupo el puesto de jefe. O mejor que mejor, de una vez, prendo la mecha a la super bomba que hará estallar el planeta en mil pedazos... ¿para qué dar tantas vueltas si yo odio no sólo a mi jefe sino a todo el mundo? De una vez boooooom y ya.

Y de pronto alguien entra al cuarto, lo ve y exclama:

- ¡Qué cara traes!

Y el aludido, mandando rápidamente a guardar a su loco, contesta:

- Oh, es que he tenido un día fatal, estoy agotado.

Entonces ¿la diferencia entre el cuerdo y el loco? No mucho más que esto: uno oculta lo que el otro muestra, uno mantiene el control sobre sí mismo, el otro no, asaltado recurrentemente por fantasmas que se soltaron. Pero, aguas con el loco contenido que cada cuerdo lleva dentro, con los "normalitos". Un muy pacífico padre de familia, un adolescente de alto rendimiento, en suma, cualquier ciudadano, un día se le bota la canica y comienza a despachar por correo cartas explosivas, coloca una carga dinamitera en un edificio que alberga una guardería o, lo más socorrido, prepara un plan criminal contra una escuela donde es alumno y, decidido a tomar al prójimo de blanco, se echa a cuantos puede.

Aguas con los "normalitos" y aguas con usted mismo, candidato tal vez y sin que lo sospeche, a psicótico sexual, cuídese mucho.

 

Marcos Winocur

inicio

volver a Tierra