10
abril 2002

 

Manuel
 
  Lozano
 
  


Datos en el
índice de autores

 

The Overseer

 

Poema

 

Manuel Lozano

eom
Volver a Aire

 

 

 

 

 

 

10
abril 2002

Manuel
 
  Lozano 


eom
Volver a Aire

The Overseer

 

Cristo les respondió:
¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?
Juan 10, 36

 

Invención del comienzo.
¿Cómo se transcribe la noche, aun su blanco,
entre fragmentos la nieve abolida
de príncipes y tribus que ahora vuelven,
avanzan sobre esta frontera?
Que ese lujo me toque,
traspase el múltiple alfabeto roto
y brille, tan sólo brille.
Kabbalah del mártir bravío,
serán tuyas las astillas del secreto.

 

Acuérdate de mí cuando estés en la sombra.

 

Un galope de amargura duele en este invierno
donde el amor indica agua de olvidos,
tras la luz el hedor de tus muertes, esos harapos,
todo el fuego en la boca del piadoso.
Ahora erige la terrible pasión contra el muros.
¿Es que nada purifica a ese inmigrante?
¿Nada destejería su cruda sangre
como un lazo hechizado en el alto desierto?
Llegaste a morir horadando cada tentación,
hueco de la furia apenas.
Fuiste el pastor o el infame.
Sé que pediste por el nacimiento,
vanamente pediste junto al musgo de la carne sola.

 

Acuérdate de mí con tus trapos de horror.

 

Las legiones llegaban a su mansión,
desde antiguo como flechas de arena,
para hundirse en el luto de Casandra.
¡Había tanta lluvia para caer en el ruego!
Ellas gastaban la fe,
las viejas permutaciones del disfraz
sacrílego en los tajos de memoria.
¡Tanto humo y dádivas y escarcha
y después el viento!

 

Acuérdate de mí cuando estés.

 

Un corazón es un huésped.
Los huesos, la hierba mendiga de tu juventud.
Probaste el ácido de la profanación,
hundiste las tijeras hambrientas
desde regiones bendecidas por la trampa. .
Eres ya de la tierra y sus dones -te anunciaban-
con la vergüenza del que mira sus días apagados.
¿Cuándo abandonas mi ojo, súbita puerta
velando deslumbrada en la intemperie?
¿Cuándo me abandonas?
¿Qué meretriz quemará su delirio
sobre las torpes costumbres de la especie?

 

Acuérdate de mí en los trozos del escalofrío.

 

Más zozobra.
Más abandono.
Más substancia en los desvanes
en que hierve el pensar.
Más pena como zorro hurgante de la noche.
Más derrumbe.
Más prisión adherida a mi espalda.
Más golpe atrapado en tu ardor.
Más cuchillos.
Más adiós.
Hago del tiempo una mentira
irguiéndose en blancos panteones
por la continuidad de la fiesta.

 

Acuérdate de mí con la depravación de tu raza.

 

Éste fue el litigio.
Cada fracción, cada estría, cada eco,
fue un litigio desmembrado en mi cuerpo.
Entonces, ¿cómo verás el encarnado
con idéntico abandono hasta el fin de los tiempos?
¿Cómo caerán mis antiguos incrustados
sobre los amuletos de esta sangre?
Toda una vida se ofrecía, dichosa,
para esta farsa.
Van a apagar las luces:

 

Acuérdate de mí cuando estés en el Paraíso.

 

 

Buenos Aires, Miércoles de Ceniza de 2002

Manuel Lozano

inicio

volver a Aire