7
enero 2002
   
Néstor
 
  Ventaja


Datos en el
índice de autores

eom
Volver a Aire


De Islario Sudeste:


RÍO

 

 

La noche genital
insurrecta
atraviesa la vereda.


Río
a espaldas de la ciudad
         nómade
gelidez de autopistas.
 
 
Maquillada a látigo
tu piel de sombra
estaca milagros

Sangra
desamparo el mundo
                                  sudeste,
         al resguardo
de la gran estación
             yacen todas las vías.
 
   
Tramada
la carne al paredón
gastamos un trago
tóxico de bocas.
 


Sopor de resacas
         salsa / sarcástica.

¿Se puede convivir?
De rodillas o a degüello,
             ¿desvistiendo
las marcas de las guerras?
Todo se tira al río
y el río lo devuelve

 
   
avidez
de rostro intermitente
mi sudor se acopla
a tu tierra estéril
 
huesos
de cinco siglos
sedimentan las aguas aborigen.
¿Cómo pudo parecer mar
desde las carabelas cruzadas
una corriente color tierra?
 
   
Inútil revolcarse
sin estrella,
hotel.
Tocarte una vez
donde nunca olvido.
 
Las calles anestesia
degradan,
                  diploman;

el puerto devora la matriz
del charco fangoso, escupe
islas / de pezones vírgenes.

 
   
Ahogo tu grito.
¿Porqué me contaste?
de tus violadas laderas
aluvionales desbordes.
 
Es mentira que hay un río,
busquen un río por Flores,
en la Nueve de Julio,
        un río en Mataderos!
 
   
              Tan fácil
desollar
              vertientes
acceder a la savia
       y después
 
Río
incrustado en las ventanas
      de los rasca nubes del Bajo,
nadie cree en él
                         paso cansino
              de los miles rendidos
cada día
 
   
irme sin saber
que seas una más,
cualquiera, yo,
cualquiera
 
en las arcadas de Constitución
   en los peatonales de Liniers,
       caldo de seres
          acantilados de los trenes
 
   
soledades narcotizadas
cicatriz en tu vientre
abierta, abierta
  En el aire exhausto
      la fuerza
            para respirar
¿De dónde sale?
 
   
Esquirlas de miedo
vidriosa dureza
sobrepasa el final
tu desencanto tan viejo.
 
              Río
asolado por el tráfico
              vestido de puta
para los amantes del terror
tendal
           de ahogados sin nombre
                      ¿Somos ellos?
 
   
Nos dimos
ni siquiera una muerte;
millones de pastillas,
en baños inmundos
nuestras certezas
barro de ese ...
 
   
                                       río
        iracundo
                       resistente,
revienta cloacas
                por los barrios de pro
 
   
tu cintura quebrada
en trance
       desemboca
                en el canal
 

vida suspendida
 
   
separada de la palabra,
       empapada de mí
                            perdida
 
del pueblo hormigón
        venas
                  de asfalto lágrimas
 
   

invasiones de agua
 

perdón de Plata.
 

 

 

Néstor Ventaja

inicio

volver al índice

volver a Aire

   
Néstor
 
  Ventaja

eom
Volver a Aire


De Carta de Ciudadanía Ficcional:


CARTA FICCIONAL

 

En el aire
                palpable
velocidad de cambios
descontrolados
      aluviones preñados de promesas

trece, catorce
                     años
          con un grito en la ilusión

de muchos, de todos
       de todos, de todos, de todos,
              de todos, No!

Miles de manos
moldeando epopeyas
la historia, estallada.

Mas me contaron
demasiado vi.

De la época de
       los sueños / extraño
              la fe.


Alquimias de un negro
líquido ulcerante una
sobre otra pitadas
de utopía febril.

Cada mesa paría
paraísos chorreando,
del cordón umbilical
las palabras cuchillo.

Orgía de impaciencia a pura
voluntad liberada
estrenamos pieles
hasta quedar en carne.

Cuentos de hadas
de la edad de la razón, estar
dispuesto a morir
por una causa encerraba
(mamushka traidora)
la resolución de matar

                      el futuro
indefectiblemente nuestro
tan poco
                antes de después.


La verdad
                   aire
apenas respirado


Poeta de extranjería
San Martín de lata,
fervorizado
por tres vasos de vino
máquina
ingeniodeseante.
Derribados los puentes
con su canícula barba
en la engrillada orilla trucó
gas del pantano
en tiritante
                    luz sin alba.
De dos guerras en fuga
en su interior
                      tan niño vi
que olvidé nuestro juego.

 

Huir de Buenos Aires
                            hundirme
                                        en ella


Analítica de una lengua
extranjera de sí misma
nos comprende, nos deniega.

- No se entiende - dicen -
no se entiende
que el sol sea, una línea de fuga
detenida en su vértigo.

"Soldaditos de plomo esperando
las batallas entre las macetas"
Mi extrañez conmociona y
por un instante, la desconozco.
Salto sobre el sentido y el sentido sigue
en su impasible espanto.

"La noche es negra y cerrada
pero en el medio del río
siempre hay un resplandor"

De espaldas a la profundidad de la piel
a la intemperie del cuerpo
la ciudad, llovizna neón.
La madrugada absorta poetas filofósicos
y parto un verso
total
siempre está mañana siendo
virgen la belleza
de mí.


Las estrellas brillan
                                 un instante
                                                     estamos vivos


PIEDRAS TRANSPARENTES


Ojos de relámpago inyectado
embebí
tu personaje arrollador
en dos filtros de ficciones

(bajo la mesa
tu criatura celibaba
al tierno
trincherado tras mi imagen)

con la angustia feroz
de avernos encontrado
mil años y más

tarde.


Otredad de los rostros
                       Impenetrables
                            mares de la mente

 

 

Néstor Ventaja

inicio

volver al índice

volver a Aire