Winston Morales Chavarro        
    Reseñas
Dios puso una sonrisa sobre su rostro
Winston Morales Chavarro
   
   
     

Alegría de la IX Bienal

Jorge Guebelly Ortega

 

El mejor homenaje al Huila en su centenario, lo acaba de tributar el escritor huilense Winston Morales Chavarro con la novela: DIOS PUSO UNA SONRISA SOBRE SU ROSTRO. No sólo por ser el primer huilense en merecer el primer premio de la BIENAL NACIONAL DE NOVELA JOSÉ EUSTASIO RIVERA, evento cultural respetable, de envergadura nacional, producto de la intuición lúcida y la persistencia granítica del Dr. Guillermo Plazas Alcid, ni por coincidir el certamen con la celebración de los 100 años del Departamento, sino por la altura literaria de la obra en sí y por lo que ella representa para nuestra juventud.

Leerla es fundirse en un delicioso flujo de lenguaje exquisito, las expresiones surgen en un permanente sabor de lozanía, constantemente chispean nuevas percepciones del mundo, miradas inéditas, por lo menos, poco comunes. Hojas tras hojas palpita un mundo con deseos de revelarse. Un lenguaje que oscila entre la poesía y la narración, entre esta orilla y también en la otra, entre la duda y la certeza, entre la reflexión y la nostalgia. Una voz serena recorre la novela, un tono intimista nos decortica una realidad inédita, discurso poblado de madurez que nos garantiza la calidad del relato. La estructura resulta impecable, la composición se construye a partir de la música de Coldplay, ritmo ascendente de capítulo en capítulo, movimiento de la tierra al cielo, de la ignorancia a la lucidez. Cada capítulo titula con el nombre de una canción, por supuesto en inglés, en el original, hasta alcanzar, en el noveno título, las maravillas del clímax. Felizmente se complementa cada capítulo con una carta al padre, procedente de Irlanda, la tierra del poeta William Butler Yeats. La acción se disminuye en favor de la poesía, por todas partes se filtra la presencia del cosmos, la armonía de los sonidos, los aromas, las luces. Y lo más sorprendente: la presencia de la Muerte. Ella viene con un rostro distinto, ha perdido la parafernalia del terror, su horroroso cortejo de mentiras, la muerte con sentido de esclavitud. Un bello relato que, bien asimilado, nos libera de la ignorancia sobre la Muerte, esa detestable tiranía a que nos somete la cultura de occidente. Porque Ella, la Muerte, regresa con su naturaleza primigenia, con la misma transparencia como la vieron los místicos de oriente y de occidente, con la misma limpieza como nos la presentó Tolstoi en su cuento "La Muerte de Ivan Ilich". Ella no es más que luz, un baño infinito de luz, no luz mineralizada de las bombillas eléctricas, sino luz invisible de la conciencia, luz transparente del paraíso, donde residen los contrarios reconciliados. Dios es un guerrillero al mismo tiempo que un soldado, se ha quebrado la percepción fragmentada, la serpiente vuelve a rondar para ver terminada la obra, "Gracias a Eva, dice Winston, conocemos el envés de la moneda y su máscara". Al final, el amor y la muerte se funden, los retozos eróticos con una niña de su adolescencia se quiebran por la falsa avalancha de Betania, momento en que experimenta la muerte física, abandono de todos los desaciertos sociales, asepsia esencial del ser, muerte y libertad y amor. Todo en la misma cúspide de la existencia. Como para quitarse el sombrero y exclamar: Winston, muchas gracias por la novela, esperamos la otra.

 

Jorge Guebelly Ortega

índice

 
               
               
               
               
         
  Espacios de autor - Inicio      
     
     
     
  Eldígoras - Inicio EOM - Inicio    
       
                                            subir

La totalidad de los materiales ofrecidos en este espacio son propiedad de sus respectivos autores.
Su utilización sólo está permitida con fines didácticos "en línea" (es decir, vía Internet), sin ánimo de lucro, y siempre que se haga constar el nombre de su autor y el título general de esta publicación: www.eldigoras.com.

Queda terminantemente prohibida su reproducción por cualquier medio sin el permiso expreso y por escrito del autor.

En Internet, o en cualquier otro medio que permita la utilización del hipertexto, cualquier cita o referencia deberá ser acompañada del correspondiente enlace directo a la página citada.

contacto: eldigoras.com